Domingo Septiembre 23, 2018

egyptianfeminists

Activistas feministas se cagan y menstrúansobre la bandera del Estado Islámico

 

La activista y bloguera egipcia Aliaa Magda Elmahdi subió una foto a su cuenta de Facebook este sábado en la que aparecía con otra activista anónima, ambas desnudas, cagando y menstruando sobre una bandera del Estado Islámico. Elmahdi mira a la cámara con una mirada implacable, con su coño manchado de sangre a pocos centímetros sobre la bandera manchada. La otra mujer da la espalda a los espectadores y lleva un hiyab, mientras muestra su dedo corazón a los yihadistas. Tienen dos ametralladoras en el suelo junto a ellas. 

La foto, publicada por la activista de 23 años de edad, fue retuiteada ese mismo días por Inna Shevchenko, fundadora del polémico grupo feminista FEMEN, conocido por sus protestas en topless contra la prostitución y la opresión religiosa de las mujeres. El logo de FEMEN, dos círculos con una línea divisoria entre ellos, y que intenta simbolizar unos pechos desnudos, está pintado en la espalda de la activista que lleva la cabeza oculta, justo encima de las letras “IS”. Hoy, Shevchenko ha confirmado en declaraciones a Paris Match que la acción es de hecho una protesta realizada bajo el auspicio de FEMEN. 

Shevchenko, una activista ucraniana que vive en París, afirmó a Paris Match que considera que es "hipócrita" calificar la imagen como violenta en comparación con las acciones que está realizando el Estado Islámico. 

"No tenemos miedo de ser criticadas por la manera en que hemos respondido", declaró. "No estamos amenazando con matar. Solo queríamos decir: esta es nuestra forma de tratar vuestras ideas". 

Elmahdi, que vive en el exilio en Suecia desde marzo de 2012, es conocida por la publicación en su blog en 2011 de una imagen de sí misma desnuda. La intención era protestar contra la misoginia desenfrenada y el sexismo en el Egipto post-Mubarak después de la Primavera Árabe. La imagen en la que aparece vestida solamente con medias, zapatos de color rojo y un lazo en el pelo, causó un escándalo sin precedentes en Egipto. 

En las semanas siguientes, Elmahdi, a quien se llamó "La bloguera desnuda", recibió una oleada de atención de los medios internacionales, así como amenazas de muerte y duras críticas, tanto de los conservadores religiosos como de los liberales, que temían que esto podría dañar su campaña en las elecciones que se avecinaban. 

Así que Elmahdi ya está bastante acostumbrada a los comentarios llenos de odio y a las amenazas violentas. Se unió a FEMEN en 2012 y ha participado ya en varias protestas. En 2012 posó desnuda con Shevchenko y otra activista de FEMEN frente a la embajada egipcia en Estocolmo con una bandera egipcia detrás de ella y el lema "La Sharia no es una Constitución", escrita en su cuerpo desnudo. Sin embargo, cabe esperar que la ola de odio por esta nueva acción superará todo lo que ha ocurrido hasta ahora. 

Elmahdi se niega a hablar con los medios de comunicación, así que le pedimos a Shevchenko que nos respondiera a algunas preguntas con respecto a la imagen. 

VICE: ¿Por qué elegisteis publicar la foto en internet en lugar de realizar la protesta en la calle como es habitual en la mayoría de acciones de FEMEN? 

Shevchenko: Hicimos esta acción en formato fotográfico como respuesta rápida al vídeo del Estado Islámico que muestra la ejecución del periodista [James Foley]. Con nuestra foto proponemos nuestra propia "ejecución" de las ideas del Estado Islámico. Nuestro comentario a la foto es: "Animales, ¡nosotras ponemos en práctica vuestras ideas así! ¡Miradlo bien! No exigimos rescates, no os amenazamos con nuevos asesinatos, simplemente nos cagamos en vosotros, ISIS!!!" 

¿Cuál era vuestra intención al publicar la imagen? 

Con la imagen queremos criticar los asesinatos, violaciones y ejecuciones públicas realizadas por los fascistas islámicos que vemos todos los días en las noticias… Esto es lo que quiere el Estado Islámico. Ellos quieren que el mundo obedezca sus ideas. Que difundamos sus vídeos de ejecuciones y que compartamos sus discursos, hacemos un buen trabajo para ellos, servimos al Estado Islámico. En lugar de eso, debemos mandarle nuestro mensaje a ellos. ¡Basta ya de tolerancia! No tenemos que tener miedo de ofenderles. Vamos a devolverles el golpe con nuestras respuestas en lugar de darles más espacio. El mundo está asustado y eso es exactamente lo que quiere el Estado Islámico. Nosotras pensamos que no tenemos que tenerles miedo, sino plantarles cara. 

¿Cuál es la implicación de Aliaa Elmahdi con FEMEN? 

Aliaa ha estado involucrada en las actividades de FEMEN desde 2012. Colaboramos para difundir nuestro mensaje en las cuestiones relativas al mundo árabe y en concreto sobre el Islam, ya que ella está muy preocupada por estos temas. Esta vez decidimos actuar conjuntamente. 

¿Quieres decir que fue ella quien sugirió esto? 

Durante las últimas semanas las integrantes de FEMEN hemos estado pensando en cómo reaccionar frente al Estado Islámico. Al final, era obvio que teníamos que hacerlo junto con Aliaa, ya que ella también quería hacer algo. Tomamos la decisión después de ver el video de la ejecución de James Foley. Una de nuestras compañeras y Aliaa se reunieron de inmediato, contratamos a un fotógrafo y realizamos la sesión. 

¿Por qué la sangre menstrual, además de las heces? 

Eso fue idea de Aliaa. Nosotras queríamos mostrar que no tenemos miedo de ofender al Estado Islámico. Tenemos que hacer que los asesinos se avergüencen de sus actos, su violenta ideología tiene que ser criticada. 

Los medios de comunicación árabes no publicaron la foto porque las palabras "No hay más Dios que Alá" están impresas en la bandera. ¿Queríais mostrar en la foto vuestro desprecio por el Islam en su conjunto? 

No puedo creerme la hipocresía que detecto, sobre todo cuando se habla de la religión. El Estado Islámico, como muchos otros grupos terroristas, está matando "infieles", o a aquellos que creen en otro dios. Ellos amenazan al mundo con su venganza religiosa. Hay musulmanes que dicen que el estado islámico no tiene nada que ver con el Islam, pero eso es ridículo. La Yihad se explica claramente en el Corán y es, obviamente, lo que está en el origen de su "misión". No nos importa que la gente piense que no respetamos el Islam o cualquier otra religión que sea tan opresiva, especialmente hacia las mujeres, que les está negando los derechos humanos y que es una fuente de grupos terroristas como el Estado Islámico. No nos importa, porque nosotros no lo respetamos.

Después de vuestro llamamiento para la celebración de un "Día Internacional de la Yihad Topless" en la primavera de 2013, mujeres musulmanas de todo el mundo han criticado vuestro punto de vista, diciendo que era condescendiente e islamófobo. Afirman que agrupáis a todos los miembros de la cultura islámica juntos y los condenáis como misóginos y opresivos, y que ellas no necesitan ninguna "liberación" de las feministas blancas occidentales. ¿Qué dices a eso? 

Todas nuestras campañas en los países musulmanes son iniciadas por mujeres árabes, como Aliaa. Los equipos de FEMEN Internacional simplemente se suman a sus iniciativas. Y, honestamente, no creo que ser una mujer blanca me dé menos derecho a hablar de los derechos de las mujeres y de las ideas patriarcales de la religión. No creo que tratemos de salvar a nadie. En primer lugar, queremos salvarnos de esas religiones violentas que están ganando mucha importancia y que pretenden acabar con muchos de nuestros derechos.

 
 
 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Heavies o metaleros

Esposa de Woody Allen sale en su defensa por polémica de acoso sexual

¿Qué es el cine noir?

Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares

Góticos / Cultura gótica

Famosa conductora de Televisa es vinculada con lavado de dinero

Inician proceso en Argentina para probar si indigente es madre de Luis Miguel

Pokemones

"Emos", la tribu de adolescentes tristes

Cholos, cultura chola o mestiza

Parafilias: qué son y que tipos hay

Canis

El fenómeno del rockabilly

Hipsters, cultura o estilo

Parejas Swinger

Consecuencias por el uso de esteroides

¿Qué es el Hentai?

Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?

¿Qué es Cosplay? Y su Historia

Motoclubes de México

La historia del twerking.

C-pop

Jpop, la música pop del Japón

¿Qué es K-Pop?

Sugar babies, ¿revolución sexual o prostitución?

Se busca escritor de relatos eróticos

Sociosexualidad: la nueva moda de tener intimidad sin estar enamorado

El culto a la santa muerte

Los voluntarios que ayudan a sentir placer sexual a personas con discapacidad.

Cines XXX en la Ciudad de México.

Cabinas sexuales en CDMX: ¿mito, realidad o leyenda urbana?

Las perforaciones corporales "El Percing"

¿Qué es Pansexual? ¿Se come?

El arte callejero, graffiti legal

El rock medieval: una nueva y exitosa corriente musical en Alemania

El sadomasoquismo ayuda a alcanzar la paz mental

La adicción de los videojuegos es un problema mental

El skateboarding en la CMDX potencializándose cada año

¿Quienes son los "Otakus"?

Los comerciantes de Tepito viajan a China

Estílo de vida

Lo que no sabías del fetichismo

Drag queen: ¿Cuál es su origen?

Adicción al sexo: Ninfomanía y Satiriasis

Feria porno cultural 2018

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Sodoma 4to. aniversario del Instituto Mexicano del Shibari

Masaes eroticos

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares