Martes Abril 25, 2017

AUNQUE PESE

¿Avances?.- Como todo gobierno, el de Enrique Peña Nieto se empeña en destacar avances y logros en su gestión, la cual entra en la etapa intermedia de su mandato pero que muchos la ven ya en su ocaso, con la sola atención en observar quien será el venidero o accionar a favor de una u otra persona o grupo con posibilidades de acceder al poder.

 

No son pocos los que quisieran ya un cambio en la administración pero no solo de personas o grupos sino fundamentalmente de políticas , porque las seguidas desde hace más de 30 años hasta ahora no han dado resultados positivos para el país y la mayoría de sus pobladores, con un crecimiento económico promedio anual apenas superior al 2 por ciento.
 
Los males del país son muchos y ahora parecen acrecentarse: devaluación, pobreza, narcotráfico, violencia, fragilidad o inexistencia de régimen de derecho, crecimiento de la deuda externa, falta de empleo, salarios bajos, crisis políticas y de los partidos políticos, etc.
 
La lista podría ser más larga y hacer crecer la ya elevada incertidumbre si mencionamos los casos de Iguala, Tlatlaya, Tanhuato, Apatzingan, en las que fuerzas del orden parecen actuar bajo consigna criminal y no bajo el amparo de la ley.
 
Tampoco ayuda mucho a la esperanza de los más de 50 millones de pobres ni a los más de 50 millones de mexicanos clasemedieros, que cada día ven amenazados sus pequeños logros, las recientes reformas llamadas estructurales con las que se limitan las posibilidades de buena educación para los mexicanos o se entregan los recursos materiales a la ambición del capital global.
 
Pero a pesar de todo ello, México también cuenta con potencialidades para su desarrollo y a pesar de toda la merma sufrida, hoy es la quinceava economía del mundo (hace catorce año llegó a ser la novena); es la tercera más grande de América, la segunda de América Latina y la primer de
hispanoamérica.
 
Por ello es necesario no perder la atención a lo que sucede en el país, a los movimientos políticos, sociales y económicos, a los grupos que buscan apoderarse del país o mantener su amplio control.
Es indispensable la movilización social, la acción política, el reencauzamiento económico o de lo contrario la marcha del país se mantendrá por el sendero de la concentración de la riqueza, el empobrecimiento de las mayorías, el crimen organizado, la corrupción y los cacicazgos políticos regionales o nacionales que solo mantienen el statu quo.
 
Susurros
 
Quien acribilla al PRD habría que preguntarle a su aún presidente, Carlos Navarrete, cuando para propios y extraños es claro que fue un suicidio. Ahora el Partido del Sol Azteca busca su resurrección en manos externas: Agustín Basave será el nuevo presidente pero solo para un periodo muy corto, el control del partido lo mantendrán los de siempre, Los Chuchos.
 
Y a pesar de todos los pesares, el único que observa un futuro halagador es Manlio Fabio Beltrones, que al observar la desesperanza de los perredistas, la debilidad y confusión de los panistas, así como la pequeña y regional fuerza de Morena, se sabe con ventaja para enfrentar los procesos electorales del próximo año, en el que la renovación de 12 gubernaturas marcarán las nuevas fuerzas políticas para el 2018. Ahí está Manlio.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese