Martes Febrero 20, 2018

FernandoCÚPULA POLÍTICA

BAJAR SALARIOS, ¡A LA MEXICANA!

Pareciera insólito, pero, la realidad no lo es tanto: el nuevo líder de la derecha en México, Ricardo Anaya, anunció que la nómina de los integrantes de la directiva del Partido Acción Nacional, será disminuída en un 50 por ciento.
 
El anuncio, evidentemente, pretende atraer hacia el joven queretano un supuesto cambio en la manera de hacer política, pero, ¿en qué le beneficia al pueblo de México o, simplemente, a los mismos militantes de este partido que está hoy sumido en una de las más serias debacles, acusado de solapar actos de corrupción y de tener, entre sus filas, a personajes que se han enriquecido sin que nadie les ponga freno, sean expulsados o simplemente castigados?
 
Ese dinero que se verá disminuído de las partidas que recibe, día con día, conforme a la ley, no será cobrado por los miembros de su Comité Ejecutivo, pero, ¿qué acaso será devuelto a las arcas del Instituto Nacional Electoral?
 
Es claro que no, así que, esos recursos serán destinados a otro tipo de gastos que se justificarán para los millones de pesos que ejercerán conforme a la ley electoral vigente y, ¿quién, además, impedirá que esa compensación salarial para el mismo Ricardo Anaya y los integrantes de su Comité Ejecutivo, no se les devuelva en otros beneficios?
 
El golpe de la disminución salarial, en realidad, sólo busca atraer un beneficio mediático para tratar de distraer la atención de lo que ha sido, hasta el momento, el desprestigio de los diputados del blanquiazul en la Cámara Baja, que fueron señalados por pedir "moches" para asignar mayores presupuestos para alcaldes de su mismo partido y exigirles que les otorgasen contratos de obras para que el cobro de las comisiones para los legisladores no se les hiciera de agua o no se cumpliera el acuerdo preestablecido. 
 
Pero, ¿de dónde surgió la idea de bajarse los salarios?
 
Como todo en la democracia mexicana es una mala copia de lo que hacen los españoles en su país, recientemente, cuando tomaron posesión las alcaldesas de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena, respectivamente, tomaron la decisión de bajarse el salario, ante las promesas de campaña de combatir la corrupción  y los gastos excesivos de sus antecesores. 
 
Carmena, jueza madrileña retirada, que fue electa al surgir del movimiento de Los Indignados, formado como una respuesta a las altas tasas de interés del sistema bancario y de la crisis económica en la que se han visto afectados los españoles por la excesiva corrupción de los hombres en el poder, se redujo en un 55 por ciento su salario. 
 
La alcaldesa madrileña sólo cobrará unos 45 mil euros, cerca de unos 800 mil pesos, que es una cantidad muy inferior a la de su antecesora, que se embolsaba 100 mil euros por año, un millón 800 mil pesos, aproximadamente. 
 
Mientras tanto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien también llegó por el repudio al PSOE y al Partido Popular, postulada por Ciudadanos, fue más allá y decidió bajar su sueldo un setenta y cinco por ciento. 
 
De esta manera, la barcelonesa percibirá unos 26 mil 400 euros, que equivale a menos de medio millón de pesos, en todo el año. 
 
Además, las dos alcaldesas están reñidas con el despilfarro y es común verlas tomar el transporte público para ir a trabajar. 
 
Aquí, en el Distrito Federal, por ejemplo, el Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, quien ya se destapó como aspirante a una candidatura independiente para la Presidencia de la República, en el 2018, tiene un ingreso de un millón 258 mil pesos. 
 
Como es natural, el funcionario capitalino no paga casi nada, ya que utiliza los transportes que para tal efecto tiene el GDF, como los autos oficiales, donde se absorben gastos de gasolina; tiene también todo tipo de gastos de representación, para desayunos, comidas y cenas, etc., etc.
 
En México, pareciera que con Ricardo Anaya el PAN mira hacia la Madre Patria, pero, lo aplica ¡a la mexicana! o sea, al gatopardismo. 
 
El caso y la actitud de Anaya no es muy diferente a como piensan los demás partidos políticos en nuestra nación. 
 
Así por ejemplo, en donde el hoy gobernador electo de Nuevo León, Jaime "El Bronco" Rodríguez, hizo una campaña con las uñas prácticamente y no se gastó los 49 millones de pesos que, por ejemplo, erogó su rival más cercana en las elecciones del pasado 7 de junio, la del PRI,  propuso a Andrés Manuel López Obrador que devolviera el dinero que recibió y recibirá Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), para que pudiese así ganar, limpiamente, la presidencia de la República en el 2018, dado que éste ya se destapó, también, como el más seguro candidato de este partido que logró su registro en los pasados comicios. 
 
"El Bronco" no fue muy lejos por la respuesta y fue el propio Martí Batres, dirigente de Morena, quien rechazó la propuesta y sin ambajes, dijo que hemos gastado mucho para obtener el registro por lo que no tienen interés en regresar el dinero público que van a recibir del Instituto Nacional Electoral para su subsistencia y para los gastos de las 12 gubernaturas que estarán en juego el próximo año. 
 
A la hora que se trata de dinero, el pueblo va a ver que los anuncios de una disminución del 50 por ciento en el salario de los nuevos dirigentes del PAN a nivel nacional, sólo fueron un remedo de supuesto ahorro, pero no será devuelto a las arcas del Estado, entendido como gobierno y pueblo. 
 
Tampoco, Morena va a aplicar criterios de ahorro, como lo pregona Andrés Manuel López Obrador, pese a que, sin dinero alcanzó una votación histórica para un nuevo partido que, de seguir así podrá alcanzar alturas insospechadas, pero la ambición para disfrutar del dinero público que permite la ley, al no ponerle un dique o freno por parte de diputados y senadores para disminuir su gasto en las próximas jornadas electorales, como la que se avecina el año entrante,  ante la crisis que se anticipa por un recorte de más de 135 mil millones de pesos, por la disminución del precio del petróleo Brent y por consiguiente en la caída de la mezcla mexicana. 
 
Así que no se preocupen, aquí, en México en el PAN son muy buenos para taparle el ojo al macho, pero eso sí, el nuevo dirigente se compromete a "sin excepción" combatirá la corrupción, aunque ahora que fue coordinador de los diputados y presidente interino del PAN, para que Gustavo Madero pudiese contender por una diputación para la próxima legislatura, no hizo nada para castigar evidentes abusos y denuncias de "moches" de Luis Alberto Villarreal, ex coordinador de los blanquiazules en la Cámara Baja, y tampoco se haya aclarado qué pasó con más de 20 millones de pesos que no aparecen en las cuentas de los gastos de la fracción parlamentaria panista de la saliente legislatura. 
 
¡Ajá!, se combatirá la corrupción en el PAN, como lo señala la conseja juvenil. ¡Si cómo no!

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cúpula Política