Miércoles Mayo 24, 2017

fetiche 071114 nt

El Fetichismo

 

Se halla relacionado con el totemismoy con la magia. Forma parte de muchas religiones modernas (adoración de iconos, por ejemplo la cruz)

 

Lluvia Lopez

Fetichismo es la devoción hacia los objetos materiales, a los que se ha denominado fetiches. El fetichismo es una forma de creencia o práctica religiosa en la cual se considera que ciertos objetos poseen poderes mágicos o sobrenaturales y que protegen al portador o a las personas de las fuerzas naturales. Los amuletos también son considerados fetiches. A diferencia de la creencia popular, el fetichismo no es exclusivo de los pies, pero podría ser una anormalidad congénita.

Por dar un ejemplo, así como los indios veneraban el sol, hay quienes rinden culto y caen a los pies de un tacón de aguja, a una media de nylon, un guante, hasta, incluso, un cierre o un botón.

Hoy hablar amemos del fetichismo sexual, que es uno de los más comunes.

¿Alguna vez has conocido a alguien a quien se le hagan sexis los zapatos de tacón, la ropa o alguna parte extraña del cuerpo? ¡Eso es un fetiche! A mucha gente le da una satisfacción increíble el pensar, tocar o tener sexo con cosas que no necesariamente tengan un significado sexual. 
Nunca sabrás lo bueno que puede ser un fetiche si no lo pruebas primero, justo por eso en damos una pequeña lista de cosas fetichistas que puedes probar para no dejar de gritar sobre las sábanas.

Zapatos de tacón altísimo. Ponte unos tacones enormes y nada más. Esto funcionará porque en primera, te sentirás súper sexy y en segunda, tu chico caerá rendido ante esas larguísimas y hermosas piernas, ¡no dejes de probarlo!

Vestimenta de cuero. Nada más sexy que una chica enfundada en piel. Usa un traje súper sexy, de preferencia con un cierre, para que tu chico te devore. Puedes hacerte la ruda y maltratarlo un poco: dale nalgadas, cúbrele los ojos o amárralo a la cama. Se volverá loco con esta fantasía.

Tanga transparente. Esto vuelve locos a los hombres. Ponte una tanga de encaje de cualquier color que quieras y deja que juegue contigo sin quitártela. Tú también te volverás loca de placer.

Dulces. ¿Qué tal un orgasmo mientras te comes una fresa cubierta de chocolate? Explota tus sentidos al máximo y haz que él también lo haga sumando las cosas que más les gusten a su rutina sexual. Además de estimular la parte sexual, estarán dándole placer a sus demás sentidos, ¡un combo espectacular!

Disfraces. ¿Por qué no transformarte en una sexy colegiala o convertirlo a él en un esclavo sexual? Juega con tu imaginación y saca todo el potencial que un simple traje puede traerte.

La práctica fetichista no es considerada de gravedad, siempre y cuando no resulte disfuncional a la vida del sujeto y su entorno.

Algo de fetichistas tenemos todos. Están quienes prefieren las rubias por sobre las morochas. Las asiáticas por sobre las de otros continentes. Los mulatos más que el latino promedio. Los altos antes que los bajos. Pero los "modelos o estilos" no son "objetos o fetiches". No podemos confundir lo que nos da placer a la vista o nos excita con lo que nos obsesiona o se convierte en el centro de nuestra vida sexual. Una cosa es el hombre que disfruta viendo una falda corta o un par de portaligas; otra cosa es "tener sexo con una falda o un par de medias".

Los objetos fetiches más recurrentes suelen ser las prendas de vestir femeninas. Si bien no depende de quien lo haya tenido puesto, en algunos casos despierta mucho más morbo saber que fueron usados recientemente por alguien.

Hay ciertas partes del cuerpo que ayudan a tipificar los tipos de fetichismo sexual existentes. Suelen llamarlo "parcialismo", porque el sujeto se obsesiona con ciertas "partes" y no con el cuerpo en su conjunto. El fetichismo de pies suele ser uno de los más frecuentes y estudiados. Pero hay quienes dan lo que sea por jugar con el cuello, el vello corporal o las axilas.

Si "algo" empieza a tener más valor que "alguien" es bueno saber por qué nos pasa y cuán disfuncional puede llegar a ser; siempre pensando en una vida sexual lo más sana posible.

Y suele haber fetiches aunmas extraños

En la búsqueda del placer y el bienestar que otorga el sexo las diferencias imperan, cada persona tiene un universo en su cuerpo y llegar al éxtasis o a la metaestimulación consiste en rutas igualmente diversas. En el sexo, decía Octavio Paz, siempre hay al menos tres protagonistas: una pareja y la fantasía (evidentemente si se trata de tercios u orgías habrá más: el fantasma erótico que también participa). Esta fantasía a veces se materializa en un objeto animista. Pero hay de objetos a objetos, y la parafilia o el fetichismo a veces desbarra por bizarros linderos.

Ursusagalamatofilia

A algunas personas les gusta vestir de felpa o hasta de botargas y buscar otras personas similares para copular. Esta parafilia es bastante popular en otro mundo (dentro de éste).

“Hay una gran escena de ‘felpa’ y parece estar basada en personas que gustan de proyectar cualidades antropomórficas a los animales y les adscriben cualidades humanas”, dice el terapeuta sexual Ian Kramer.

A diferencia de la zoofilia, donde la personas literalmente disfrutan de tener sexo con cabras, perros, caballos, o la avisodomía (con aves), aquí lo que sucede es el deseo de tener sexo con humanos que tienen características de animales, pero a la vez son lindos y dulces, de ahí la felpa.

Hace un año surgió el caso del Pato Donald que inició contacto sexual con una mujer, tratando de borrar la frontera entre la caricatura y lo erótico. Esta botarga habría tenido más suerte si hubiera abordado a una mujer ursusagalamatofílica.

Parcialismo

A algunas personas les excita una parte del cuerpo específica, por ejemplo el pie de una mujer con tacones. Incluso existen sitios dedicados en su totalidad a estas fascinaciones, por ejemplo, a chicas en tacones apoyando su piernas sobre un auto y especialmente los pedales, conocidas como gas pedal honeys. Esta fragmentación del deseo hace que algunas personas lleven esto al extremo y durante el sexo busquen copular solamente con un pie o con una mano: en vez de talk to the hand: fuck the hand.

Agalmatofilia

La atracción por maniquíes es bastante común, esto incluye también la excitación erótica generada por estatuas y por la inmovilidad (lo que  podría ser un sucedáneo de la violación). Muchas personas no sólo contemplan a los maniquíes cuyos cuerpos torneados se muestran en las tiendas de ropa, algunos incluso los roban para tener sexo con ellos.

Formicofilia

Este es el placer sexual derivado de tener insectos arrastrándose por el cuerpo, especialmente en los genitales (¡¿esa sexy hormiga en la vagina, o la abeja meliflua en el pene?!). Se cree que esta parafilia se ha desarrollado especialmente entre personas cuyos hogares son infestados por insectos y, por el divino azar, experimentan durante la cópula la participación de algún insecto que incrementa el placer. Aunque claro que hay personas que simplemente gustan de llevar voluntariamente insectos a la cama y usarlos estratégicamente en zonas erógenas.

En Japón existe la costumbre entre ciertas personas de utilizar anguilas para el sexo anal o para la masturbación femenina.

Dacrofilia

Un poco menos bizarra, ya que las lágrimas tienen químicos, incluso llegan a tener oxcitocina (la llamada hormona del amor), hay muchas personas que incrementan su excitación al lamer, untarse o hasta beber lágrimas. No es extraño que las emociones extremas se acrisolen en el sexo, y pasar del llanto al orgasmo no es algo tan raro, pero existen personas que buscan propiciar las lágrimas por cualquier motivo para llegar excitarse, lo que puede derivar en violencia.

A esta parafilia está relacionado el placer que se obtiene por lamer los ojos de una persona, el oculolinctus.

Acrotomofilia

Algunas personas se excitan con miembros amputados, ya sea con su ausencia o con su prótesis.

Mecanofilia

Como resultado de la sexualización de las máquinas, particularmente de los autos, que se ha generado en la publicidad, existen personas que no sólo se ven excitadas por las máquinas —por tener sexo en un Corvette rojo— sino que tienen sexo con vehículos. Tal es el caso de Edward Smith, un hombre que dice haber tenido sexo con más de mil autos y uno que otro helicóptero.

No hay duda que la mecanofilia es uno de los fetiches que más en común tiene con la llegada de los robots sexuales y demás máquinas de uso erótico.

Simorofilia

El placer sexual que genera montar accidentes o desastres, como un choque automovilístico. Este fetiche ha sido popularizado por J. G. Ballard en su novela Crash, en la que el clímax del placer se sincroniza con el momento de un choque: excitación in extremis que coquetea también con la muerte —el reverso del orgasmo. Cercano al placer que se obtiene de las cicatrices y de tener sexo en un paisaje destrozado.

Por otro lado, esto también comprende la fascinación por copular en un desastre natural, tener sexo en un huracán, tsunami, incendio, etc., y la máxima  dádiva de la simorofilia: copular durante el fin del mundo, el coito apocalíptico.

Hierofilia

La hierofilia es la excitación sexual derivada por los objetos religiosos. Esto se asocia con la devoción religiosa llevada a su literalidad. Algunas personas fanáticas, por ejemplo, que suelen asegurar “pertenecerle a Cristo”, llevan esto a un extremo y disfrutan usar cruces, Biblias u otros objetos en el acto sexual. Otras simplemente eligen masturbarse con imágenes o figuras religiosas. Esta “hereje” parafilia es una consecuencia de la misma represión sexual que la religión ha implantado históricamente.

Arachibutyrophilia

Este es el extraño fetiche por embadurnar a una persona alérgica a la crema de maní con esta sustancia y copular, en un melangerie, con ella y otra persona, viendo cómo su cuerpo se trastorna. El placer es doble: la crema de maní en los cuerpos y el pasmo criptozoológico de su mutación provocada por el alergénico

No sabemos si la excitación sexual que generan los extraterrestres en ciertas personas sea un fetiche o no, pero es ciertamente una fuerte tendencia, con numerosas personas describiendo en Internet lujuriosas escenas de sexo cósmico en naves espaciales o en planeta lejanos. En tanto se decide o no, les dejamos este gran video musical de porno extraterrestre de Tobacco.

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Comentarios   

0 #2 Allie 14-03-2016 09:18
This is really interesting, You are a very skilled blogger.
I've joined your feed and look forward to seeking more of your
great post. Also, I've shared your site in my social networks!


Look into my blog post: Lemuel: http://www.pornoheroes.com
Citar
0 #1 Omar 09-05-2015 22:56
Quality articles or reviews is the important to invite the visitors to go to see the web site, that's what
this site is providing.

My webpage ... Porn Movies: http://sexypad.net/
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Multimedia

Visión Subterránea

Muñecos de silicona

Sexo entre hombres sin ser homosexuales

Fallece el creador del vaso rojo De la fiesta

Alumbre múltiples beneficios, también en rituales

Cometer errores ortográficos es cosa del demonio

El masaje Tailandés

Popó con glamour

Templo Luciferiano Semilla de la Luz

Tecnología remplaza las relaciones humanas

Purificación de Huesos En Pomuch Campeche

Wiccas en México ritual de Samhain

Nudistas en la CDMX

En Japón existen hombres y mujeres virgenes

"Aki el morado", el hombre que ama los músculos masculinos

Periodista rompe el silencio de monjas carmelitas en Argentina

La masturbación, ni inmoral ni perjudicial

Stonehenge esconde un tesoro subterráneo

Anime o manga japoneses recobran fuerza en México

Tierra Adentro aborda narrativa gráfica underground en México

Las llamadas malas palabras ocultan numerosos secretos

Templo Satánico invita a cursos para niños en EU

Pene de atleta japonés arruina sueño de gloria

Nadadora china rompe el tabú de la menstruación

Cráter de Batagaika abre la puerta a mundo subterráneo

"Topolandia", o el mundo laberíntico de Costa Rica

Vida subterránea de los drogadictos en Bucarest

Acecha al mundo la llamada red oscura

Produce Bélgica cerveza de orina

Los llaman "hienas" y reciben dinero por tener sexo con niñas

Absorber chocolate por la nariz, la nueva moda

Cien mujeres y fotógrafo de la desnudez repudian a Trump

Un periplo por los sitios marginales de la música

Auge de primera agencia de modelos transgénero en NY

Biografía subterránea de la gran "Bandida"

Alejandra Guzmán y embajadora de EUA apoyan a comunidad gay

Turismo gay gasta mucho más que el heterosexual

Chinos de urbe de Yulin devoran diez mil perros

Beatriz Zamora y su mundo negro

Estereotipos y tabúes ponen en entredicho el movimiento oscuro

Marcha de la dignidad gay prende focos rojos

Se abre la Caja de Pandora por la matanza en Orlando

Ciclistas pedalean libres de pudor en Guadalajara

Siete mil ciclistas desnudos recorrerán 23 kms el sábado

Se desnudan más de 6 mil colombianos en 5 minutos

Las reservas de la ciudad de México para los "fresas

Confesiones clandestinas de la esposa de un "friki"

Repaso de un vistazo a la literatura subterránea

¿Y si fuera cierto que los reptilanos nos amagan?

Los amantes góticos del negro y la palidez

"Agente provocador" o la Nueva Biblia de lo marginal

Cómo entender a hippies, beatniks, punks y otros

La persistencia de Diego Torres y su cine marginal

Fantasías sexuales para ellas y también para ellos

¿Asexuales, qué es eso?

Yucatán vive ritual de sangre y muerte

El poliamor ¿egoísmo, sexo o pura vanidad?

Sufren marginación laboral las personas con tatuajes

El insondable misterio de los tepuyes venezolanos

Irrumpen nuevas formas de relaciones amorosas

Los indios macuxi del Amazonas, guardias celosos del inframundo

La música subterránea, entre la experimentación y la sicodelia

Daniel Manrique y su amor de niño por los monigotes

La intersexualidad, una anomalía poco conocida,

Hijos de papi

Gana terreno en México Culto a la Santa Muerte

El cine de culto¿excentricidad, rareza o sólo extravagancia?

Ropa escasa, exhibicionismo y diversión en el metro capitalino

El futbol llanero

El cambio climático pantea una gama de serias interrogantes al ser humano

Las mejores parafilias generan placer sin causar daño o muerte

De herederos del movimiento hippie a exitosos exportadores

Encuentro nudista Invadira Zipolite

Los legendarios toquines y otros conciertos

El Rock nos une 2015, evento esperado por los rockeros

Masaes eroticos

El arte callejero, graffiti legal

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares

La experiencia "chida" de la desnudez en el Zócalo

Belleza extrema Cirugía estetica