El tantra de la
mano izquierda
 
Dentro del Tantra existen dos caminos el Dakshina Marga o camino de la mano derecha, que es muy adecuado para renunciantes y es una vía que prescinde del sexo, y el Vama Marga o camino de la mano izquierda que busca la evolución combinando la practica del yoga con la vida sexual. 
 
El sendero de la mano izquierda es también llamado “Tantra rojo”, en contraposición al “Tantra blanco” del sendero de la mano derecha, constituido por prácticas socialmente aceptables que incluyen el amor y la dedicación a la pareja. El tantra izquierdo es tan antiguo como el derecho y nada tiene que ver con los tantras de nuevo cuño que, en palabras del orientalista Georg Feuerstein, “poco más tienen en común con el tantrismo tradicional que el nombre”.
 
El tantra izquierdo clásico implica prácticas y ceremonias que van más allá de los límites impuestos por la sociedad, por ejemplo el rito del panca tattva, que conlleva el quebrantamiento consciente de varios tabúes de la cultura hindú referentes al sexo y la ingesta de determinados alimentos. Sin embargo, son muchos los occidentales que cada día se inician en estas prácticas y consideran quizá que viniendo de un entorno cultural del todo diferente al judeocristiano el satanismo en este supuesto tal vez resulte un poco menos “satánico”.
 
El Tantra de la Mano Izquierda implica la práctica real de actividades sexuales físicas; por esta razón, y algunas ridículas especulaciones escolares (como que la mano derecha es la 'correcta', y en consecuencia la otra debe ser necesariamente la 'incorrecta'), muchos 'moralistas' han llegado a culpar al Tantra de la Mano Izquierda de ser una horrible herejía, y una desviación espiritual, relacionada con la fornicación y la magia negra, la cual no parece conducir a ningun logro espiritual.
 
Incluso hoy, que la moral es bastante permisiva (a veces demasiado), Vama Marga, la senda de la Mano Izquierda, está vista aún con mucho escepticismo por aquellos de mente estrecha, cuya sexualidad es frustrada, y por aquellos que nunca han intentado de modo práctico sus métodos. Sin embargo, debe ser claramente establecido que en el Tantra de la Mano Derecha el sexo no se practica por el sexo en sí mismo, sino como un instrumento para ir más alla de éste, para alcanzar la salud, el equilibrio, mejores relaciones de pareja, autocontrol, y en algún caso los estados superiores de consciencia, culminando en el Shamadi.
 
Los estudiosos aún tienen dificultades para decidir si el Hatha Yoga en sí mismo pertenece a la corriente de la Mano Derecha (en cuanto que el sexo físico no está necesariamente implicado) o a la de la Mano Izquierda (siendo tan físico, y llevando consigo una especia de sexo físico inmanente). Pero, para los practicantes del Hatha Yoga todas estas distinciones tienen poca importancia, pues están muy concienciados con los resultados prácticos, efectivos, de su disciplina espiritual, y no con teóricas especulaciones.
 
 
 
Imprimir