Viernes Septiembre 22, 2017

AUNQUE PESE

Eso, eso, eso.-Todo hace indicar que el gobierno se saldrá con la suya y nada cambiará en el país porque ahora “¿quién podrá salvarnos?”, si ya ni el Chapulín Colorado podrá hacerlo y aquello de “síganme los buenos”, quedó sin líder ni seguidores, pues buenos por ningún lado se ven.

De nada servirá la sabia percepción extrasensorial, hoy más vigente que nunca de “silencio, mis antenitas de vinil están detectando la presencia del enemigo”, pues ya no hay superhéroe que la asuma y nos defienda

El presidente Peña Nieto podrá llegar tranquilamente hasta el final de su mandato apropiándose del espíritu del Chapulin: “más rápido que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga, su escudo es un corazón” por La Gaviota.

Así, frente a la pauperización social, la descomposición política y la falta de crecimiento podrá el Ejecutivo argumentar con gran fuerza moral: “es que no me tienen paciencia“, o para explicar su desventura tras la tragedia de Iguala, sostener con ahínco: “así como digo una cosa digo la otra”, o a agregar a sus increíbles propuestas por la paz, la justicia y el desarrollo un “se me chispoteó”.

“Lo hice sin querer queriendo”, será la fácil justificación frente a los reclamos por la entrega de la renta petrolera al gran capital transnacional, el cual alegremente afirmará “no contaban con mi astucia”.

“Que no panda el cúnico” sostendrán ante las protestas populares los comodinos diputados y senadores, pilares del viciado sistema político mexicano.

Y a La Gaviota, más celebre que nunca, le dirán sus aduladores para calmarla de la acre crítica de la “chusma, chusma. chusma” sufrida: “bueno, pero no se enoje”.

Miguel Ángel Osorio Chong, desde Gobernación convencerá a Peña Nieto de que nada pasará en el país porque “todos mis movimientos están fríamente calculados” y Jesús Murillo Karam, podrá dejar a un lado el “ya me canse”, para adoptar “lo sospeché desde un principio”.

Ante la falta de cumplimiento de las promesas de crecimiento económico, Luis Videgaray, el elocuente secretario de Hacienda y Crédito Público fácilmente aducirá “para que te digo que no, si sí “.

Para cerrar el ciclo el pueblo aceptará con resignación “se aprovechan de mi nobleza” y lloriqueará el “viiip viip viip viip”, como única salida.

Pero en fin, amigo lector, “¿Sabías que la gente sigue diciendo que tú y yo estamos locos?”

En recuerdo a Roberto Gómez Bolaños, el gran Chespirito.

SUSURROS.- Plagado de protestas, marchas, tomas de carreteras y un sinfín de expresiones de repudio ante los hechos de Iguala, la corrupción y el crimen organizado se cumplieron dos años del regreso del PRI al gobierno. Miles de personas en distintas ciudades del país y en varias urbes del extranjero se expresaron contra el actual régimen. Hasta el momento de escribir esta columna, nada mayor había sucedido pero si no hay pronto efectivas respuestas a las exigencias de paz social, efectivo régimen de derecho y respeto a los derechos humanos todo puede suceder… Al parecer el Ifetel solo enturbia más el ambiente, de por si tenso, entre las empresas de telecomunicaciones, primero retrasó 90 días el acatamiento de la portabilidad inmediata de los número telefónicos y ahora se le ocurre someter a consulta pública el anteproyecto sobre las disposiciones que deberán cumplir los operadores de telefonía fija para no realizar cargos de larga distancia nacional a los usuarios a partir del 1 de enero del próximo año. ¿A qué juega?

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese