Miércoles Septiembre 26, 2018

SINGLADURA  

Inspiración presidencial

 

Entiendo que es un deber del presidente de México y de cualquier país fortalecer el ánimo nacional, subrayar las cosas buenas y excelentes de su gestión, elevar la estima de cada uno de los gobernados. Es más, no sólo es un deber, es una obligación presidencial. El presidente de un país y el de México más todavía en estos momentos, está obligado a inspirar a todos y cada uno de los mexicanos para la consumación del proyecto nacional.

En ese contexto deberían explicarse y entenderse los llamados del presidente para renunciar al autoflagelamiento como hizo saber a usuarios de riego que acudieron a Los Pinos. En ese escenario el presidente Enrique Peña Nieto destacó que en materia económica no se viven escenarios tan críticos como suele pensarse. “Nos autoflagelamos”, apuntó el mandatario.

Destacó más bien que el país tiene bases suficientes para crecer y para que los mexicanos se encaminen hacia el desarrollo, “para que al país le siga yendo muy bien” y se desarrollen las condiciones de un mayor bienestar para las familias del país.

El presidente cumple su deber al hacer estos señalamientos. Imaginemos el efecto contrario. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si dijera que el país está que arde, que la economía no crece, que el desempleo o la mala calidad de los puestos de trabajo nos desbordan?

Resultan entendibles y comprensibles las palabras del presidente Enrique Peña, quien no puede ni debe hacer otra cosa que apuntalar, impulsar e inspirar al país a seguir adelante. Hay riesgos, claro, para el presidente al comprometer, al ofrecer su palabra. Después de todo está apostando su prestigio, credibilidad y capital político, pero tiene que hacerlo aun a costa de una merma.

En contraste, llamó la atención el llamado vehemente del sector privado para que se atienda de inmediato el drama de la inseguridad a través de una reforma en esa materia cuando antes, incluso antes de que termine el sexenio.

“Hacemos un llamado para que la presente administración dé inicio a la reforma en seguridad pública, lo más pronto posible”, dijeron de manera coincidente la Coparmex y la CEE.

“Esta transformación no puede esperar a ser implementada por un nuevo gobierno”, ratificaron ambas instancias patronales.

Y por si fuera poco, pero en un tema paralelo, la titular de la Secretaría de la Función Pública, Arely Gómez, dijo ante nada menos que el Senado que la sociedad mexicana percibe que en el ejercicio del gobierno “hay una problemática real, grave e inadmisible de corrupción”, y advirtió que se percibe también “una disfunción en las estructuras del Estado”. Grave señalamiento de Gómez, quien anticipó que antes de julio la secretaría a su cargo anunciará sanciones a funcionarios públicos responsables del socavón en el Paso Exprés con base en 22 cédulas de observación.

El caso, como se recordará, costó la vida de dos personas en julio de 2017.

Ya de ribete, también llamó la atención el caso de Karime Macías, si, la impresentable esposa del encarcelado gobernador de Veracruz, Javier Duarte Ochoa, y su vida londinense bajo el mantra de la opulencia merecida.

Todo esto mientras el crimen acosa y cobra vidas y patrimonios. Difícil y complejo el arte de la inspiración.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@RobertoCienfue1

 

 

 

 

   

29 de mayo de 2018

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar