Viernes Octubre 19, 2018

 La ciencia se fija en los "hípsters".
 
El fenómeno hípster no deja de crecer.

La ciencia también ha dirigido su mirada hacia este colectivo y ha analizado desde su vestimenta y alimentos preferidos, hasta su gusto por los objetos del pasado y su toque de ironía.

Redacción Visiónmx

El juego Hipster Wars organizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE UU) consiste en seleccionar entre dos personas cuál tiene un aspecto más hípster. También ofrece otras cuatro opciones para elegir a los más góticos, los más preppies o ‘pijos’, los más pinup y los más bohemios, pero ninguna ha conseguido tantos clics como la de los hípster, casi 40.000.

Los resultados de este juego han servido a sus organizadores para, mediante un software de visión por computador, reconocer el estilo de ropa que caracteriza a cada una de estas tribus urbanas. “Los resultados indican que es posible determinar si tú eres un hípster e incluso por qué lo eres”, afirman los autores en su estudio.

“De acuerdo con nuestro análisis, los hipsters usan vaqueros y chaquetas ajustadas, especialmente con patrones o colores brillantes; también emplean más las botas en comparación con los otros estilos de moda analizados; y se ponen accesorios como gorros y gafas de pasta, además de alguna capa desaliñada en su atuendo”, explica Hadi Kiapour, el autor principal.

Pero si hay un rasgo que distingue a los ‘machos’ hípster es su barba, un símbolo de distinción que puede ocultar un objetivo muy básico: superar a los rivales y atraer a las hembras. Una investigación liderada por el biólogo Cyrill Grueter desde la Universidad de Australia Occidental, que ha analizado a 154 especies de primates, concluye “que en los grupos más grandes y las organizaciones sociales más complejas los machos tienen más desarrollados los rasgos sexuales secundarios visualmente llamativos”.

Esto incluye las narices alargadas de los monos probóscide, las matas de pelo blanco y plateado de los babuinos, los pechos enrojecidos y verrugas labiales que exhiben algunos monos sudamericanos, las bridas de los orangutanes y las barbas de los seres humanos, como las de los hipsters.

Hace pocas semanas corrió el rumor de que estos pelos de la cara estaban infectados de gérmenes, incluso de bacterias fecales, pero ningún estudio científico estaba detrás de tal afirmación. La noticia simplemente partió de unas muestras puntuales que un periodista llevó a analizar a un laboratorio de Nuevo México.

Una ‘cookie monster’ para diferenciarse por la comida

Lo que sí han analizado investigadores del University Collegue de Cork, en Irlanda, es la forma en que los alimentos que consumen los hipsters se han convertido en una manera de resistencia frente a la corriente principal o mainstream. Su artículo se publica en la revista Consumption Markets & Culture y se basa en entrevistas.

Con esta metodología han detectado algunas de sus estrategias para diferenciarse en este ámbito, como hacerse vegetarianos o seleccionar determinadas marcas y descartar otras. Otra táctica son las prácticas de ‘desmercantilización’. Por ejemplo, utilizar productos cotidianos o ‘profanos’ (como chocolate, harina, huevos, hielo y colorantes alimentarios) para ‘sacralizarlos’ elaborando y horneando –una actividad muy hípster– una atractiva ‘cookie monster’ que se pueda lucir en una fiesta de cumpleaños kitsch.

“Nuestro estudio sugiere que la naturaleza discreta de los productos mundanos, como pueden ser los alimentos y las bebidas alcohólicas, permiten desarrollos propios en determinadas comunidades –como la de los hipsters– que quedan encubiertas y difíciles de detectar para las corrientes sociales más amplias”, señala el autor principal, James M.Cronin.

Otro de los hábitos que siguen muchos hipsters es fumar, sobre todo los que van a los bares. En este aspecto se han fijado científicos de la Universidad de California en San Francisco con sus visitas a los locales nocturnos de San Diego. “Elegimos a este grupo porque tenían la tasa de tabaquismo más alta entre las diferentes subculturas que hemos examinado aquí. De hecho, más del 60% de los clientes hípsters más jóvenes eran fumadores”, explica Pamela M. Ling, coautora del trabajo.

“Además, –añade– encontramos una asociación fuerte entre hípster y fumador, respecto a otros grupos. Por ejemplo, cuando durante nuestra intervención mostrábamos fotografías de personas, los participantes identificaban como fumadores a los que tenían un aspecto hipster con mayor frecuencia”.

Pero el verdadero objetivo de este equipo, que publica su trabajo en el American Journal of Public Health, era comprobar si las campañas antitabaco dirigidas a este colectivo eran efectivas, y los resultados fueron positivos: “Hemos visto que logran una disminución significativa en los hábitos de fumar de un grupo tan difícil de alcanzar como este”, dice Ling, quien subraya que los resultados en otra ciudad hípster emergente, Oklahoma, son muy similares. La experta también destaca que estas compañas de concienciación ayudan a reducir el consumo excesivo de alcohol.

Herramientas web para seguirlos

En la otra costa de EEUU, en Nueva York, lo que ha usado otro equipo de la Universidad Carnegie Mellon son modelos probabilísticos sociodemográficos y herramientas web para geolocalizar donde se mueven los hipsters. El profesor Kenneth Joseph y sus colegas utilizaron la aplicación Foursquare, con la que sus usuarios recomiendan lugares interesantes en una ciudad, para descubrir dónde van los miembros de determinados colectivos urbanos y su grado de aislamiento.

Un estudio detecta el gusto de los ‘hipsters’  por los objetos del pasado y cierta ironía en sus conversaciones

“En el caso de la comunidad hípster, aparece muy agrupada espacialmente (por ejemplo en el barrio de Williamsburg) y en sitios que representan a su comunidad”, apunta Joseph, que publica su investigación en el Journal ACM-TIST. “Esto sugiere, según la hipótesis inicial que habíamos formulado, que es más probable estar socialmente aislado, un hecho que tiende a ser cierto en las comunidades de estos inconformistas”.

Las conversaciones en los bares y pubs a los que acuden los hipsterstambién han servido al sociólogo Bjørn Schiermer de la Universidad de Copenhague para descubrir su gusto por la ironía. En uno de los clubsnocturnos frecuentado por los hipsters más noctámbulos de la capital danesa grabó diálogos como este:

Anne: Cuando miras a los camareros, ves que están completamente encasillados para trabajar aquí, son la versión contraria de los dependientes de ‘Joe and The Juice’ (popular tienda de café y zumos naturales frecuentada por los hipsters más sanos).

Emma: Son como los de ‘Joe and The Juice’ con resaca, ja ja.

Anne: Sabes, todo se ha vuelto estilo hípster rock’n’roll. Hay bastante gente que se ha dejado la barba, se ha puesto su camiseta blanca de tirantes bien ajustada y sus tatuajes; y ahí están, como un viejo marinero pelirrojo con su enorme barba, camiseta a rayas y gorrita de punto…

Además de las conversaciones irónicas, en este trabajo también se confirma el gusto de los hipsters por los objetos del pasado, a los que “redimen del olvido”. Renuevan viejas lámparas, cuadros, marcos y otros elementos de la casa. Los chicos sienten una fascinación por las fotos de su padre de los años 60 o 70; y, en el caso de ellas, por los vestidos de su madre o su abuela cuando eran jóvenes. También usan viajas bicicletas, como las de peñón fijo o fixie que utilizó el espontáneo que hace unos días se unió a los ciclistas del Giro de Italia, causando un caos en el pelotón.

 Los chicos sienten una fascinación por las fotos de su padre de los años 60 o 70 y ellas por los vestidos de su madre o su abuela

“En este sentido, considero que la cultura inconformista no es una contracultura, sino una cultura conservadora”, apunta Schiermer, que subraya: “El fenómeno hípster se puede utilizar como una lupa que visualizar los cambios inminentes en nuestra concepción de la cultura y su desarrollo general”.

Por su parte, para el matemático Jonathan Touboul, del College de France, el modo de actuar de estas personas alejadas de la corriente principal también inspira sus investigaciones sobre la dinámica de las redes cerebrales. El estudio se hizo popular entre los medios por su titular en el que afirmaba que existe “un efecto hípster, cuando los anticonformistas acaban siendo iguales”.

Sincronización contra el desorden

“En las redes neuronales ocurre un fenómeno sorprendente: según aumenta el desorden en la interacción entre las neuronas, estas empiezan a oscilar de forma sincrónica. Esta sincronización es un fenómeno importante en el cerebro, ya que en él se sustenta la memoria y la atención, y su interrupción pueden ser patológica, como en la enfermedad de Parkinson o la epilepsia”, explica Touboul.

“Para comprender este fenómeno pensé que lo mejor sería diseñar un modelo, y aquí es donde entran los hipsters–aclara–. Cada individuo puede estar en dos estados y las formas más sencillas para interactuar son, o bien seguir la tendencia de la corriente principal, u oponerse a la misma. De esta forma he visto que el elemento clave para la sincronización es que las personas necesitan un tiempo mínimo para reaccionar a las acciones de los demás”.

Lo que demuestra con su modelo es que, cuando los retrasos superan un determinado valor, todos los hipstersempiezan a hacer las mismas cosas al mismo tiempo y oscilan en sincronía. “De esta forma se produce la paradoja de que al esforzarse en ser diferentes, a menudo acaban por tomar las mismas decisiones y parecerse”, concluye Touboul, que también recuerda que los hipsters pueden quedar alineados hacia una dirección impuesta por las elecciones de la corriente principal, quedando su inconformismo y su diferencia en entredicho.

 

 

 

 

 

 

28 de septiembre de 2018

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Los menonitas de México se debaten entre profundizar su aislamiento o abrazar la modernidad

La santa muerte en México

Jóvenes vampiros: ¿Nueva tribu urbana?

La ciencia se fija en los "hípsters"

En este "burdel" te recitarán poemas al oído

Heavies o metaleros

Esposa de Woody Allen sale en su defensa por polémica de acoso sexual

¿Qué es el cine noir?

Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares

Góticos / Cultura gótica

Famosa conductora de Televisa es vinculada con lavado de dinero

Inician proceso en Argentina para probar si indigente es madre de Luis Miguel

Pokemones

"Emos", la tribu de adolescentes tristes

Cholos, cultura chola o mestiza

Parafilias: qué son y que tipos hay

Canis

El fenómeno del rockabilly

Hipsters, cultura o estilo

Parejas Swinger

Consecuencias por el uso de esteroides

¿Qué es el Hentai?

Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?

¿Qué es Cosplay? Y su Historia

Motoclubes de México

La historia del twerking.

C-pop

Jpop, la música pop del Japón

¿Qué es K-Pop?

Sugar babies, ¿revolución sexual o prostitución?

Se busca escritor de relatos eróticos

Sociosexualidad: la nueva moda de tener intimidad sin estar enamorado

El culto a la santa muerte

Los voluntarios que ayudan a sentir placer sexual a personas con discapacidad.

Cines XXX en la Ciudad de México.

Cabinas sexuales en CDMX: ¿mito, realidad o leyenda urbana?

Las perforaciones corporales "El Percing"

¿Qué es Pansexual? ¿Se come?

El arte callejero, graffiti legal

El rock medieval: una nueva y exitosa corriente musical en Alemania

El sadomasoquismo ayuda a alcanzar la paz mental

La adicción de los videojuegos es un problema mental

El skateboarding en la CMDX potencializándose cada año

¿Quienes son los "Otakus"?

Los comerciantes de Tepito viajan a China

Estílo de vida

Lo que no sabías del fetichismo

Drag queen: ¿Cuál es su origen?

Adicción al sexo: Ninfomanía y Satiriasis

Feria porno cultural 2018

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Sodoma 4to. aniversario del Instituto Mexicano del Shibari

Masaes eroticos

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares