Viernes Julio 28, 2017

autodefensas Las groserías anidan en parte cerebral más antigua
Las llamadas malas palabras
ocultan numerosos secretos

Podrían tener algunos beneficios sorprendentes: desde hacernos más persuasivos hasta ayudar a aliviar el dolor....

 

Crecer con una hermana casi diez mayor que yo significó que, para cuando cumplí 10 años, podía decir palabrotas como lo haría un marinero.

Pero parece que más bien empecé tarde.

Investigaciones muestran que los niños comienzan a pronunciar groserías para cuando cumplen 6 años, o incluso antes.

También que tendemos a decirlas entre el 0,5 y el 0,7% de la veces, lo que equivale a decenas de palabrotas al día, dependiendo de cuánto hable la persona.

Es posible que usar groserías nos haga parecer maleducados y dignos de poca confianza, como intentaron enseñarnos nuestras madres.

Pero podría tener algunos beneficios sorprendentes: desde hacernos más persuasivos hasta ayudar a aliviar el dolor.

Es posible que decir palabrotas involucre una parte completamente distinta del cerebro que el resto del vocabulario.

Estudios muestran que decir groserías puede incrementar la efectividad de un mensaje y hacerlo más persuasivo, especialmente cuando se considera una sorpresa positiva"

El cerebro las maneja diferente que el lenguaje ordinario, de acuerdo con Richard Stephens, psicólogo y autor de Black Sheep: Thehidden Benefits of Being Bad ("Oveja negra: los beneficios ocultos de ser malo").

Mientras que la mayoría del lenguaje se ubica en la corteza y en áreas específicas del lenguaje en el hemisferio izquierdo del cerebro, las groserías podrían estar asociadas a un área más vieja y rudimentaria de ese órgano.

"Las personas afásicas (afectadas por una pérdida o trastorno del habla) generalmente presentan daño en el hemisferio izquierdo y tienen dificultades para hablar. Pero hay muchos casos registrados de afásicos que pueden usar el lenguaje estereotípico de manera más fluida, es decir, pueden hacer cosas como cantar o decir palabrotas en forma fluida", dice el especialista.

"La investigación en personas que sufren del síndrome de Tourette, en el cual pronuncian groserías en forma repetida, sugiere que éstas pueden estar relacionadas con una estructura cerebral más profunda: los ganglios basales".

Lo que es y no es grosería

Claro está que las diferentes palabras que constituyen un tabú varían de cultura en cultura.

Según ciertos estudios, decir palabrotas puede incrementar la tolerancia al dolor.

En inglés, por ejemplo, durante la Edad Media las palabras que describían partes del cuerpo no eran consideradas tan ofensivas.

"En las comunidades muy unidas la gente se veía desnuda con mucha más frecuencia, en una época en la que nadie gozaba de mucha privacidad", dice Melissa Mohr, autora de un libro reciente sobre groserías.

Eso cambió durante el Renacimiento, cuando los términos de naturaleza sexual ganaron más fuerza.

"En lugares donde no ocurrió la Revolución protestante, las groserías de tipo religioso son todavía más poderosas", explica Mohr.

Esto significa que en países como España o Italia insultar a figuras religiosas -o incluso artefactos- puede ser muy fuerte.

En las culturas asiáticas, muchas palabrotas están asociadas con estatus, con ancestros y con evitar la humillación.

"Existe el mito de que el japonés no contiene groserías", dice Mohr. "No solo hay palabras para casi todo en términos de sexo y excrementos, sino que los japoneses tienen muchos insultos relacionados con perder la dignidad. Así que llamar a alguién tonto -baka- es mucho peor en japonés que en inglés (o en español)".

¿Más persuasivo?

Investigaciones recientes muestran que decir groserías acarrea varios beneficios ocultos.

La ventaja más obvia es la posibilidad de comunicarse más efectivamente.

Decimos muchas más groserías por Internet.

Al decir palabrotas, no sólo comunicamos el significado de una frase, sino también nuestra respuesta emocional a ese significado. También nos permite expresar rabia, disgusto o dolor, o indicar que alguien debe apartarse, sin necesidad de utilizar la violencia física.

Estudios muestran que decir groserías puede incrementar la efectividad de un mensaje y hacerlo más persuasivo, especialmente cuando se considera una sorpresa positiva.

Incluso puede funcionar en ámbitos políticos.

Un estudio publicado en 2014 que analizó la reacción a entradas de blog creadas por un político ficticio encontró que cuando se usaban groserías se incrementaba la informalidad percibida y mejoraba la impresión que la gente tenía de la fuente (aunque si se les preguntaba directamente, las groserías no cambiaban la probabilidad de que las personas votaran por el político en cuestión).

Los investigadores también consideraron la posibilidad de que los hallazgos fueran específicos a la plataforma en que se publicada el blog (internet).

Esto tiene sentido tomando en cuenta que tendemos a decir más groserías online.

Un estudio exploratorio reciente encontró que los usuarios de Twitter decían groserías el 1,15& de las veces, un 64% más que en el lenguaje hablado.

Groserías y dolor

En una serie de estudios, Stephen y sus colegas ilustraron cómo las palabrotas pueden incrementar la tolerancia al dolor.

En algunos contextos, decir palabrotas puede ser considerado una forma de cortesía.

Por ejemplo, un grupo de estudiantes que repetía una grosería fue capaz de mantener la mano en un cubo de agua helada más tiempo que aquellos que pronunciaban una palabra neutral.

"Además de haber un cambio en la tolerancia al dolor, también se registró un incremento en el ritmo cardiaco de los participantes. Cuando dices groserías se eleva tu ritmo cardiaco, lo que sugiere una respuesta emocional a las palabrotas en sí", dice Stephens.

"Esta respuesta es la respuesta de luchar o huir, y funciona como un analgésico".

Las investigaciones también sugieren que el tamaño del beneficio potencial que puede obtenerse de decir groserías depende de cuán grande es el tabú asociado a la palabra, lo que probablemente depende de con cuánta frecuencia te amonestaron de pequeño por decirla.

Un estudio publicado en 2013 halló que personas que habían sido castigadas más veces en la infancia tenían una respuesta de conductancia cutánea (una categoría que mide excitación fisiológica) más alta cuando leían en voz alta una lista de groserías en el laboratorio.

Contrario a lo que se cree, decir groserías podría constituir una forma de cortesía.

Por ejemplo, un estudio en Nueva Zelanda examinó las interacciones y el uso de la palabra fuck ("coger" o "tirar") por parte de un grupo de trabajadores en una fábrica de jabón.

Los investigadores de la Universidad de Victoria en Wellington encontraron que aunque los trabajadores se decían groserías entre sí de manera regular no lo hacían tanto con colegas que pertenecían a equipos diferentes dentro de la organización.

Los estudios desafían la percepción de que las clases sociales más bajas dicen más groserías.

Los especialistas concluyeron en este contexto laboral, la palabrota se asociaba con expresiones de solidaridad y se usaba como una forma de unir a los miembros del equipo, suavizar las tensiones e igualar a sus integrantes con diferentes niveles de responsabilidad, "como si se estuvieran diciendo 'te conozco tanto, que puedo ser así de maleducado contigo'".

¿Quién dice más groserías?

También hay situaciones en las que claramente decir groserías es beneficioso. ¿Pero qué dice de quién las pronuncia?

Muchos de nosotros sabemos por experiencia que tendemos a controlarnos cuando estamos enfrente de nuestros jefes y nuestras abuelas; ser malhablado puede hacerte quedar mal.

Más específicamente, las personas muy groseras han sido calificadas de menos competentes y menos creíbles por investigaciones que se remontan a los años 70.

Felizmente para algunos, sin embargo, el cuadro es más complejo.

Investigaciones recientes también han desmentido la asunción de que decir groserías es necesariamente el resultado de pertenecer a una clase baja o a una falta de educación o de fluidez en el lenguaje.

Timothy Jay y sus colegas encontraron que la tendencia a decir groserías se correlacionaba con la fluidez verbal en forma más general, y no era el resultado de tener un vocabulario deficiente.

Decir groserías satisface ciertas necesidades que todos tenemos como seres humanos.

Como argumenta Stephens en Black Sheep, una investigación de la Universidad de Lancaster, en Inglaterra, publicada en 2004, muestra que aunque decir palabrotas se reduce a medida que incrementa la clase social, las clases medias altas dicen groserías en forma significativamente más frecuente que las clases medias bajas, lo que sugiere que a cierta altura de la escalera social a la gente no le importan los efectos.

"Cuando todo el mundo se está portando bien, puedes hallarte en esa extraña situación en la que todos tratan de ser educados, nadie habla y nada pasa", dice.

"Si crees que la situación amerita un lenguaje un poco grosero, es posible que logres que se mueva un poco, aun cuando ésa no haya sido tu intención original".

Y puede haber todavía una lección más profunda.

"Las palabras tabú son universales", dice Mohr.

"Decir groserías satisface algunas de las necesidades que todos tenemos como humanos".

Recuerda eso la próxima vez que te des accidentalmente un martillazo en un dedo.

25/08/2016

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Facebook el lugar ideal, para el trueque sexual

Muñecos de silicona

Sexo entre hombres sin ser homosexuales

Fallece el creador del vaso rojo De la fiesta

Alumbre múltiples beneficios, también en rituales

Cometer errores ortográficos es cosa del demonio

El masaje Tailandés

Popó con glamour

Templo Luciferiano Semilla de la Luz

Tecnología remplaza las relaciones humanas

Purificación de Huesos En Pomuch Campeche

Wiccas en México ritual de Samhain

Nudistas en la CDMX

En Japón existen hombres y mujeres virgenes

"Aki el morado", el hombre que ama los músculos masculinos

Periodista rompe el silencio de monjas carmelitas en Argentina

La masturbación, ni inmoral ni perjudicial

Stonehenge esconde un tesoro subterráneo

Anime o manga japoneses recobran fuerza en México

Tierra Adentro aborda narrativa gráfica underground en México

Las llamadas malas palabras ocultan numerosos secretos

Templo Satánico invita a cursos para niños en EU

Pene de atleta japonés arruina sueño de gloria

Nadadora china rompe el tabú de la menstruación

Cráter de Batagaika abre la puerta a mundo subterráneo

"Topolandia", o el mundo laberíntico de Costa Rica

Vida subterránea de los drogadictos en Bucarest

Acecha al mundo la llamada red oscura

Produce Bélgica cerveza de orina

Los llaman "hienas" y reciben dinero por tener sexo con niñas

Absorber chocolate por la nariz, la nueva moda

Cien mujeres y fotógrafo de la desnudez repudian a Trump

Un periplo por los sitios marginales de la música

Auge de primera agencia de modelos transgénero en NY

Biografía subterránea de la gran "Bandida"

Alejandra Guzmán y embajadora de EUA apoyan a comunidad gay

Turismo gay gasta mucho más que el heterosexual

Chinos de urbe de Yulin devoran diez mil perros

Beatriz Zamora y su mundo negro

Estereotipos y tabúes ponen en entredicho el movimiento oscuro

Marcha de la dignidad gay prende focos rojos

Se abre la Caja de Pandora por la matanza en Orlando

Ciclistas pedalean libres de pudor en Guadalajara

Siete mil ciclistas desnudos recorrerán 23 kms el sábado

Se desnudan más de 6 mil colombianos en 5 minutos

Las reservas de la ciudad de México para los "fresas

Confesiones clandestinas de la esposa de un "friki"

Repaso de un vistazo a la literatura subterránea

¿Y si fuera cierto que los reptilanos nos amagan?

Los amantes góticos del negro y la palidez

"Agente provocador" o la Nueva Biblia de lo marginal

Cómo entender a hippies, beatniks, punks y otros

La persistencia de Diego Torres y su cine marginal

Fantasías sexuales para ellas y también para ellos

¿Asexuales, qué es eso?

Yucatán vive ritual de sangre y muerte

El poliamor ¿egoísmo, sexo o pura vanidad?

Sufren marginación laboral las personas con tatuajes

El insondable misterio de los tepuyes venezolanos

Irrumpen nuevas formas de relaciones amorosas

Los indios macuxi del Amazonas, guardias celosos del inframundo

La música subterránea, entre la experimentación y la sicodelia

Daniel Manrique y su amor de niño por los monigotes

La intersexualidad, una anomalía poco conocida,

Hijos de papi

Gana terreno en México Culto a la Santa Muerte

El cine de culto¿excentricidad, rareza o sólo extravagancia?

Ropa escasa, exhibicionismo y diversión en el metro capitalino

El futbol llanero

El cambio climático pantea una gama de serias interrogantes al ser humano

Las mejores parafilias generan placer sin causar daño o muerte

De herederos del movimiento hippie a exitosos exportadores

Encuentro nudista Invadira Zipolite

Los legendarios toquines y otros conciertos

El Rock nos une 2015, evento esperado por los rockeros

Masaes eroticos

El arte callejero, graffiti legal

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares

La experiencia "chida" de la desnudez en el Zócalo

Belleza extrema Cirugía estetica