Domingo Enero 20, 2019

 

 

 

Los retos del Periodismo Digital

 

Hablar del periodismo digital hoy en día, para algunos, pareciera algo ya trillado, rebasado, un tema del aula, un asunto del que quizá no se debiera hablar más porque, en teoría, es algo ya asimilado y aprendido por los periodistas, pero no es así.  Quizá las nuevas generaciones, los llamados millennials están en eso.  Otros que ya no somos tan millennials hemos aprendido, pero hay un grupo de periodistas para los que, la forma tan abrupta en que la tecnología irrumpió en las redacciones en la década de los 90’s ocasionando fuertes transformaciones en la industria de la información, los dejó fuera de base, les dejó una fuerte huella de la que hoy, todavía no se reponen.

Y es que habrá que repasar lo que muchos de ustedes seguramente ya saben, pero lo retomaré para explicar parte de la problemática que hoy vive el periodismo en el país.

La irrupción del Internet, de las nuevas Tecnologías en los Medios de Comunicación y las Redes Sociales ocasionó una crisis que desvalorizó a las noticias y a sus principales emisarios: a los periodistas.

A finales de la década de los 80’s, el mundo explotaba en la denominada  Era de la Información como lo describió muy bien el sociólogo Manuel Castells en su trilogía: La era de la información: economía, sociedad y cultura que es el resultado de la llegada de Internet. Castells describe cómo en los años 70 el mundo pasó de ser una sociedad industrial a una sociedad informacional organizada en torno a las redes en lugar de los actores individuales. Una red que funciona a partir de un flujo constante de información utilizando la tecnología, esa es la sociedad que tenemos hoy.

Una llegada que revolucionaría por completo y para siempre, la manera de hacer las cosas en todos los campos del conocimiento, de la economía, de la política, en fin, en todas las áreas y por supuesto que el periodismo no fue ajeno a ello.

Y es que varias décadas atrás, en plena Segunda Guerra Mundial, Alan Touring un matemático británico que trabajaba para el gobierno de su país, ya descifraba los códigos nazis. Uno de sus grandes éxitos fue descifrar el código de la hasta entonces, impenetrable, máquina Enigma.  Una máquina de rotores para cifrar y descifrar mensajes que era parte importante en la estrategia de comunicación del ejército alemán. Supuestamente, Enigma era muy usada porque era inviolable y fácil de usar. Pero la audacia y agudeza de Touring y un grupo de colaboradores del servicio secreto británico descifraron los códigos de Enigma y la Guerra se terminó. Luego, durante la Guerra Fría,  Alan Touring trabajó en una supercomputadora y en los orígenes de lo que hoy es el algoritmo. El origen de lo que hoy está en el mercado y que cotiza con grandes rendimientos. Los algoritmos de Google, Facebook.  Touring hizo muchos trabajos de lo que hoy nos domina: La Inteligencia Artificial

Hoy, el uso de los algoritmos, la inteligencia artificial, el internet y la velocidad del procesamiento de la información cambió en todo, la manera de hacer periodismo. Un asunto que agarró en descuido y mal parados a muchos periodistas. Internet, fue desde sus inicios, un desafío de consecuencias que a mediados del año 2 mil, se veían inciertas para el periodismo tradicional. Hoy se traducen en bajos salarios, multitask, (multitareas)  desempleo, precariedad. La llegada de Internet redistribuyó las audiencias, reorganizó a los públicos. Fue entonces que se cambió la Primera Plana impresa y el Linotipo, por obtener los primeros lugares en los motores de búsqueda.

Pero ¿por qué retomar este asunto del periodismo digital?   Tuve la oportunidad de participar como ponente en el Primer Foro de Periodistas y Comunicadores, ante la 4ª Transformación en la Cámara de Diputados, un evento organizado por La Fraternidad de Reporter@s de México  y hablé de este tema como una pieza fundamental para entender parte de lo que ha sucedido en las últimas dos décadas en el periodismo mexicano. Aquí,  la irrupción del periodismo digital tiene mucho que ver. Voy a explicar porqué.

Fueron varios los temas centrales de este Foro: los asesinatos a periodistas, el desempleo, el marketing político, pero hay un común denominador en todo esto. La desvalorización del periodista. En las últimas casi tres décadas que tiene el periodismo con el cambio tecnológico, digamos que los periodistas y nuestros contenidos nos depreciamos ante esta vorágine de información que surgió, sin tamiz, con audiencias que consumen lo que sea y con influencers que ocupan como materia prima lo que produce el periodismo serio sólo para pitorrearse y ser “simpático” y “chistoso”  y  ¿porqué  lo hicieron? Porque los periodistas en aras de nuestra formación seria, no nos hemos dado a la tarea de ocupar del todo esos espacios, los de las redes.  O no hemos tenido la oportunidad de ser contratados en los grandes conglomerados de medios para tratar información seria y de forma respetuosa y llegar a grandes audiencias. Y algunas razones de ello podrían ser: a un empresario de los medios, le podría causar menos complicación tener a un “presentador” muy lejano de las causas periodísticas, que a un periodista crítico que causa incomodidad.  Porque a un cierto tipo de gobernante le puede “tranquilizar” mucho más asistir a un programa de “chacota” con un “influencer” que no lo cuestionará. Pero también, porque las varias décadas impulsas por la televisión abierta de públicos sometidos a telenovelas y futbol  rindieron sus frutos y las audiencias masivas no quieren necesariamente profundidad, quieren escándalo y diversión.  De esta forma, en la Era de la Información, el periodista tiende a ser fácilmente sustituido, más en la era de YouTube, en la era de las Redes Sociales.

Por otra parte, los periodistas que somos pequeños emprendedores o empresarios no hemos sido apoyados con la publicidad gubernamental porque hemos sido “medidos” con los mismos parámetros que los “medios grandes” que con las fuertes sumas que sexenio a sexenio han recibido en publicidad gubernamental pueden darse el lujo de tener a una legión de reporteros, camarógrafos, editores, productores y demás a su servicio.

Internet y las nuevas tecnologías llevaron a que los Grandes Medios se fusionarán con otros, se compraran unos a otros y también ocurrió el surgimiento de nuevos medios. Unos, los que producen todo su contenido y si acaso retoman algo de alguna agencia y están los agregadores de contenido para generar tráfico.  Otro fenómeno que generó la tecnología fue la gratuidad de la información, tomando en cuenta que la tecnología reduce los costos de producción y se facilita la abundancia de la información, donde nadie paga por ver nada, se vende audiencias a los anunciantes y  es el anunciante o la publicidad pública o privada la que genera las ganancias. Un modelo de negocio que hasta el día de hoy no es del todo viable para generar rentabilidad.

El asunto de los sitios agregadores es que, como su nombre lo indica, agregan contenidos de dónde sea, con la calidad que sea, con tal de tener clics, visitas, seguidores, lo que hace que también desplacen los contenidos del periodismo serio.

Pero aquí retomaré lo que enfatizó en el Foro la colega Mireya Cuellar de La Jornada Baja California. En la era Pre-Internet, los tirajes de los periódicos mexicanos, nunca fueron muy grandes, salvo sucesos de gran relevancia “Yo recuerdo-dijo Mireya- que la Jornada el día que más ventas tuvo fue el 23 de marzo de 1994, cuando en Lomas Taurinas de Tijuana  mataron a Luis Donaldo Colosio, el candidato presidencial  del PRI…”  es entonces, que la gente antes del internet tampoco revisaba mucho la prensa. Tampoco profundizaba mucho. Más aún la televisión gobernaba a las audiencias con más ahínco.

Otro asunto que se generó con la tecnología, que en parte, también apuntó en detrimento del trabajo periodístico fue el “empoderamiento” que las redes sociales le han dado a los ciudadanos, algo que desde el análisis de la democracia es muy positivo, pero desde el lado periodístico, es preocupante,  porque en esta era, cualquier ciudadano por el hecho de contar con un “teléfono inteligente” ya se considera un periodista. Es entonces, que definitivamente, con las tecnologías, el periodista dejó de ocupar ese papel preponderante, esa rectoría en el balance de la información con un fin democratizador.

Hoy los Medios Digitales exigen, el hipertexto, la multimedialidad y la interactividad.

Hoy, la prensa ya no tiene la exclusividad o el monopolio del valor de lo noticiable, pero es la prensa, los periodistas, la institución que tiene por naturaleza, ayudar y coadyuvar a entender los mensajes. Es la prensa profesional, somos los periodistas, los expertos en generar debate, en hacer comprender los mensajes y aquí retomo parte del mensaje del maestro Sixto Moya, somos nosotros, los periodistas, en estos momentos de transición, los que debemos de mantener ese papel y mucho más intenso en el periodismo digital.  Somos los que debemos de ser los intermediarios de los mensajes, entre el poder y los ciudadanos.

 

En el gremio, tenemos que tener claro y mantenerlo como pacto, de que el actor legítimo para informar a las sociedades es el periodista.

Y aquí, siguen grandes desafíos para los periodistas. Si hace más de 70 años, Alan Touring resultó en una “velada amenaza” primero para los nazis desde sus desarrollos científicos secretos y luego un cambio transformador para el mundo entero con el internet y los inicios de la inteligencia artificial, hoy, el cambio tecnológico exponencial, está dando pasos avasallantes en todo el mundo. No es de hoy, pero en el caso de México, estamos muy atrasados. El Cambio Tecnológico Exponencial va a dejar sin trabajo a miles los próximos años. Si ya sucedió una etapa de desempleo con el periodismo, en los próximos años, de aquí al 2030, las cosas se van a poner peor. Y si la llegada del internet fue una avalancha de nieve helada de la que el periodismo aún no se repone ¿qué nos espera con el cambio tecnológico exponencial?

Y algo preocupante, es que estos cambios se están dando con una muy baja conectividad de internet en todo el país, con pocas oportunidades de especialización a costos bajos en materia de nuevas tecnologías. Hoy en día, la población usa Internet para divertirse pero muy poco para informarse.

El internet hoy en día aún no tiene la penetración que debiera. La televisión masiva sigue siendo la forma preponderante en que millones de mexicanos se informan en este país. Aún hoy, si no sale en la televisión, la noticia no es relevante.

Es por ello, que los periodistas, debemos insertarnos en el mundo digital, modificar nuestras prácticas y formas de trabajar y reconfigurar nuestro papel en la sociedad, estando más cerca de los ciudadanos y sus causas y más lejos del poder. Exigir a nuestros gobernantes que cumplan con una agenda digital, que mejoren la conectividad y el uso de internet en todo el país. Reinventarnos para no quedar excluidos de la era del Periodismo Digital y de las eras que vengan.

@alcanzandohoy

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Entropía