Martes Noviembre 20, 2018

 Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?
 
Preferencia o hábito de relacionarse amorosamente con más de una persona a la vez.
Hasta hace pocos años las relaciones de pareja han estado dominadas por una concepción muy específica sobre lo que es el amor: el amor romántico.
Redacción Visiónmx
Esta idea de afectividad transforma el amor en algo que es compartido en exclusiva por dos personas, las cuales tienen un trato íntimo entre sí que no utilizan con los demás, y también está relacionado con la concepción moderna del amor platónico en el que se idealiza a la pareja. Sin embargo, en los países occidentales está echando raíces otra forma de entender las relaciones amorosas: el poliamor.

¿Qué es el poliamor?

El término poliamor fue acuñado por Morning Glory Zell-Ravenheart en el año 1990 y desde entonces se ha ido haciendo popular, como idea y como filosofía de vida, en muchos países occidentales.

En términos generales, el poliamor es la tendencia, preferencia o hábito de relacionarse amorosamente con más de una persona a la vez y en un contexto en el que todas las personas involucradas son conscientes de esta situación. El poliamor, por tanto, no tiene a la pareja como unidad fundamental en la que las personas intercambian conductas afectivas e íntimas, y eso no significa que se estén cometiendo infidelidades.

Por otro lado, hay muchas maneras de vivir el poliamor, y el hecho de que más de dos personas puedan participar en una relación poliamorosa no hace sino ampliar el número de posibilidades, De hecho, como el poliamor es una manera de gestionar la afectividad y no necesariamente el sexo, puede ocurrir que todas las personas que participan en un grupo de poliamor tengan distintas orientaciones sexuales o simplemente no tengan sexo; y también puede pasar que algunas sí tengan relaciones íntimas de este tipo y otras no.

Además, el poliamor es un modo de relación que se mantiene en el tiempo y que no se limita a un periodo corto, de minutos u horas, tal y como podría pasar en los intercambios de pareja esporádicos o swinging. Las relaciones poliamorosas lo son porque, en sí mismas, nos hablan sobre la naturaleza de la relación afectiva que tienen varias personas entre sí.

El poliamor no es poligamia

A la vez, el poliamor no tiene por qué basarse en relaciones formalizadas tal y como ocurre en los matrimonios. Se distingue de la poligamia en que este último, además de ceñirse solo a casos donde se ha producido matrimonio, consiste en la unión entre un hombre y muchas mujeres o una mujer y muchos hombres.

Los tipos de poliamor

La existencia de límites difusos en los límites de lo que puede hacerse y puede no hacerse en una relación poliamorosa ha hecho que, en ocasiones, se conozca a este tipo de afectividad simplemente como no-monogamia. Esto permite cubrir un abanico de tipos de relaciones muy amplio, que no encorseta las diferentes maneras de vivir el poliamor.

Aunque el modo de clasificar estos tipos de poliamor puede variar dependiendo de qué tipo de criterios se utilicen para distinguir entre categorías, sí se pueden resaltar las principales formas de relaciones poliamorosas. Son las siguientes.

1. Poliamor jerárquico

En este tipo de poliamor hay un grupo nuclear en el que la relación es más intensa y una perfferia en la que las relaciones establecidas son secundarias. Normalmente cada persona tiene una relación primaria y otras de menor importancia, lo que hace que las personas involucradas en una relación primaria puedan imponerle vetos a la otra, impidiendo que se involucre románticamente con algunas personas determinadas.

De entre los diferentes tipos de poliamor, este es el que más se parece a las relaciones de pareja tradicionales en los países occidentales.

2. Polifidelidad

En la polifidelidad las relaciones íntimas están restringidas a un grupo de personas determinado y con unos límites muy acotados. Fuera de este círculo de miembros, el contacto sexual no está permitido.

3. Anarquía relacional, o amor libre

La anarquía relacional es el tipo de poliamor menos parecido a las relaciones de pareja monógamas. En él, las personas involucradas en las relaciones no tienen ningún tipo de restricción puesta a priori, y cuentan con total libertad para elegir cómo relacionarse con cada persona en concreto. Por lo tanto, en la anarquía relacional no existe presión para hacer que las relaciones establecidas con los demás encajen en una serie de normas estereotípicas ni existe la necesidad de colocar etiquetas que las definan.

En definitiva, la anarquía relacional se distingue de las demás formas de poliamor por ser mucho más desestructurada. Aunque siempre se basa en el consenso y requiere un grado de compromiso, este se construye desde cero en el momento de iniciar la relación y no se basa en expectativas fundamentadas en los roles de género o las tradiciones.

¿Qué tipo de personas practican el poliamor?

Identificar el número de personas que practican el poliamor es tremendamente complicado, en primer lugar porque en muchos países su presencia es tan baja que cuesta estudiarlas, y en segundo lugar porque al ser tan difícil de definir lo que es y lo que no es una relación poliamorosa es complicado no caer en sesgos a la hora de cuantificarlas. Sin embargo, se estima que el número de estadounidenses que practica alguna forma de poliamor ronda el 4 o el 5% de la población, mientras que en España el porcentaje estaría entre el 5 y el 8%.

En cuanto al perfil de las personas que se decantan más por las relaciones poliamorosas, un estudio realizado por Loving More (una organización de apoyo al amor libre) en el que participaron más de 4.000 practicantes de poliamor mostró que el 49,5% de los participantes era de género femenino, 35,4% de género masculino, y el 15,1% correspondía a personas identificadas como de género no binario o genderqueer.

Además, casi la mitad de las mujeres y alrededor de un 18% de los hombres declararon haber tenido relaciones sexuales con personas del mismo sexo durante los últimos 12 meses, mostrando así una tendencia significativamente mayor hacia la bisexualidad activa que la población general. Estos resultados encajan bien con otros estudios en los que se ha comprobado cómo en homosexuales y bisexuales el número de personas poliamorosas es muy grande.

Por otro lado, el nivel de estudios de las personas poliamorosas era significativamente superior a la media de la población general, y mostraban una tendencia a vivir con menos niños y adolescentes en sus casas.

Problemas asociados a este tipo de amor

Si es complicado cuantificar el número de practicantes del poliamor, saber cómo se sienten la mayoría de estas personas no lo es menos. Para ello hay que realizar costosísimos estudios cualitativos basados en entrevistas, y los datos al respecto son muy escasos.

Sin embargo, por los datos disponibles no hay motivos para pensar que los problemas que viven las parejas y los atrimonios tradicionales desaparezcan en las relaciones de poliamor. Aunque los diferentes tipos de poliamor queden muy bien definidos sobre el papel, a menudo resulta difícil ver reflejada en la realidad la naturaleza de las relaciones que supuestamente deberían mantenerse.

Por ejemplo, a pesar de mostrar una preferencia por el poliamor pueden aparecer celos o miedo a quedar al margen de la relación, y el hecho de compartir una red de relaciones afectivas con más de una persona hace que sea muy necesario gestionar especialmente bien los tiempos y las actividades que se comparten. Muchos problemas comunes en el día a día de las parejas tradicionales están presentes también en las personas que practican el poliamor.

Por otro lado, no hay pruebas de que las familias formadas alrededor de relaciones poliamorosas tengan mayores dificultades para criar y educar bien niños y niñas. Elisabeth Sheff, en concreto, realizó un estudio longitudinal durante 15 años que le sirvió para concluir que la crianza en el seno de familias poliamorosas transcurre con normalidad, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta el perfil típico y el nivel de estudios de las personas involucradas en el poliamor.

Queda mucho por debatir

El poliamor puede ser muchas cosas, desde una serie de cambios superficiales aplicados en las relaciones de pareja de siempre hasta un cuestionamiento profundo de las convenciones sociales, el matrimonio y el modo en el que los estados del mundo se relacionan con este.

Desde los estudios de género relacionados con el concepto de patriarcado, por ejemplo, la existencia del poliamor resulta muy relevante, porque considerarlo como una alternativa al amor romántico tradicional hace más fácil argumentar que el matrimonio y las relaciones de pareja son “mantenidas a flote” socialmente por motivos políticos, en vez de ser un reflejo del modo en el que la biología humana nos predispone a relacionarnos.

La polémica está servida

Esto genera muchas discusiones en la sociología, la antropología y, por supuesto, la psicología, y a medida que se vaya profundizando en el estudio de este fenómeno irán quedando patente posiciones enfrentadas, y diferentes teorías acerca de lo que es el poliamor.

Los investigadores y académicos que enfatizan el papel de los genes, como por ejemplo gran parte de los neurocientíficos y de los psicólogos evolucionistas, posiblemente tenderán a subrayar las dificultades que conlleva el amor libre y señalarán que los tipos de poliamor más desprovistos de normas son relativamente poco extendidos.

Por el contrario, partidarios del papel del entorno y el aprendizaje seguirán defendiendo la idea de que el poliamor es una evidencia más de nuestra capacidad prácticamente infinita de inventarnos nuevas maneras de relacionarnos y reinventar la afectividad sin estar limitados por nuestro pasado evolutivo. Cuál de estos dos relatos tendrá mayor capacidad para explicar lo que es el poliamor es algo que, por el momento y a falta de más datos, no nos podemos plantear.

 

 

 

 

5 de julio de 2018

 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Merolico

Encontrar Influencers en Redes Sociales

Table dance: oficio nocturno de alto riesgo

Trabajo de artesano es una forma de vida

¿Cuales son los usos sexuales de los robots que preocupan a los científicos?

Cumbiamberos

Nace una nueva tribu urbana: Los "swaggers".

Un recorrido por el reggae en México

La verdad sobre Malverde, el santo de los narcos

Los menonitas de México se debaten entre profundizar su aislamiento o abrazar la modernidad

La santa muerte en México

Jóvenes vampiros: ¿Nueva tribu urbana?

La ciencia se fija en los "hípsters"

En este "burdel" te recitarán poemas al oído

Heavies o metaleros

Esposa de Woody Allen sale en su defensa por polémica de acoso sexual

¿Qué es el cine noir?

Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares

Góticos / Cultura gótica

Famosa conductora de Televisa es vinculada con lavado de dinero

Inician proceso en Argentina para probar si indigente es madre de Luis Miguel

Pokemones

"Emos", la tribu de adolescentes tristes

Cholos, cultura chola o mestiza

Parafilias: qué son y que tipos hay

Canis

El fenómeno del rockabilly

Hipsters, cultura o estilo

Parejas Swinger

Consecuencias por el uso de esteroides

¿Qué es el Hentai?

Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?

¿Qué es Cosplay? Y su Historia

Motoclubes de México

La historia del twerking.

C-pop

Jpop, la música pop del Japón

¿Qué es K-Pop?

Sugar babies, ¿revolución sexual o prostitución?

Se busca escritor de relatos eróticos

Sociosexualidad: la nueva moda de tener intimidad sin estar enamorado

El culto a la santa muerte

Los voluntarios que ayudan a sentir placer sexual a personas con discapacidad.

Cines XXX en la Ciudad de México.

Cabinas sexuales en CDMX: ¿mito, realidad o leyenda urbana?

Las perforaciones corporales "El Percing"

¿Qué es Pansexual? ¿Se come?

El arte callejero, graffiti legal

El rock medieval: una nueva y exitosa corriente musical en Alemania

El sadomasoquismo ayuda a alcanzar la paz mental

La adicción de los videojuegos es un problema mental

El skateboarding en la CMDX potencializándose cada año

¿Quienes son los "Otakus"?

Los comerciantes de Tepito viajan a China

Estílo de vida

Lo que no sabías del fetichismo

Drag queen: ¿Cuál es su origen?

Adicción al sexo: Ninfomanía y Satiriasis

Feria porno cultural 2018

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Sodoma 4to. aniversario del Instituto Mexicano del Shibari

Masaes eroticos

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares