Lunes Julio 24, 2017

 

Singladura

Trump no y Hillary tampoco

 

En su comparecencia ante el Senado, la canciller Claudia Ruiz Massieu se vio obligada a cargar con el ”muertito” de Donald Trump, el candidato presidencial republicano a la Casa Blanca, cuya suerte será definida el martes próximo cuando los electores estadunidenses acudan a las urnas en una elección que desde ya se anticipa de pronóstico reservado, pero cuyo resultado casi seguramente impactará en cosa de horas al mundo entero y muy especialmente la política interna de México.

Es más, es altamente probable que tras conocerse el giro del voto estadunidense, el presidente Enrique Peña anuncie un reajuste en su tren ejecutivo, en un movimiento de fichas que incluiría en primer término a la propia canciller Ruiz Massieu, quien ya la víspera asumió “la responsabilidad” de la visita a México del rey del ladrillo, como también se conoce al magnate Trump.

El eventual relevo de la canciller, ya anticipado por su admisión de responsabilidad en el viaje de Trump para entrevistarse con el presidente Peña, dislocaría las aspiraciones presidenciales de Ruiz Massieu, pero alentaría probablemente las del hoy titular de Sagarpa, José Calzada Rovirosa.

Cosa de esperar al miércoles 9 de noviembre para confirmar la salida de Ruiz Massieu, la eventual segunda víctima de Trump en México tras el retiro formal del gabinete presidencial de Luis Videgaray Caso, el padre intelectual del viaje de  Trump a México, confirmado incluso por el presidente Peña al explicar el relevo de la “eminencia gris” del gobierno peñista, pero quien sigue asistiendo tras bambalinas.

La aceptación de Ruiz Massieu de que la cancillería fue la responsable de la visita de Trump sería el indicador clave de que se prepara su salida del gabinete del presidente Peña. No se entendería de otra forma.

Pero además, imagine lo qué pasaría si gana la señora Hillary Clinton ¿podría ser la canciller Ruiz Massieu una interlocutora viable luego de admitir públicamente la responsabilidad del despacho a su cargo en la visita de Trump a México? 

Seguramente Hillary Clilnton impondrá una cuota de castigo a México por su osadía de traer a Trump. El tiempo nos lo dirá, pero es claro que el gobierno del presidente Peña algo tendrá qué hacer después del martes para contrarrestar el nuevo escenario que resulte de las urnas estadunidenses.

Es claro igualmente que el presidente deberá readecuar su gabinete ante el nuevo escenario  político estadunidense. Trump, sobra decirlo, no será un amigo de México si llega a la Casa Blanca. Clinton tampoco, pero si llega exigirá una indemnización a México por el agravio del 31 de agosto en tierra mexicana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar