Martes Marzo 28, 2017

autodefensas Sótanos, garajes y patios traseros
Un periplo por los sitios
marginales de a música
"En estos lugares de la capital mexicana se crean comunidades y experiencias inolvidables, donde sientes que algo increíble está pasando"…..

 

Por Marcos Hassan

Una parte fundamental para apreciar la música es escucharla en vivo. Aunque todos hemos ido a conciertos con grandes escenarios, boletos en preventas de tarjetas de crédito y mercancía oficial, ningún artista (bueno, tal vez los de American Idol, Televisa o k-pop son la excepción a esto) llegaría lejos si no fuera por los espacios pequeños que les permiten empezar a tocar. En estos lugares se crean comunidades y experiencias inolvidables, sin divisiones entre el artista y su público, donde sientes que algo increíble está pasando. Es por eso que se dan los espacios DIY (Hazlo tú mismo, por sus siglas en inglés), en los que las expresiones musicales tienen un escaparate que además de todo les da credibilidad. Es tener a tu banda favorita al alcance de tus manos.

Una de las mejores tocadas a las que he ido últimamente fue la fiesta anterior al Festival Lxs Grises 2, que se realizó en el foro conocido simplemente como Colima 332, ubicado en esa dirección en la colonia Roma, en la Ciudad de México. Como se puede sospechar, esta es una casa común y corriente donde se hacen shows en su patio. Al entrar, me topé con una mesa con discos y camisetas que las bandas vendían. Gabo, el guitarrista de Tormentas me selló la muñeca derecha para poder pasar. En una ventana en el corredor, la gente de la casa vendía cervezas, mientras que los baños estaban pasando una puerta dentro de la casa; el sanitario de caballeros (un cuarto con una regadera) no contaba con luz así que tenías que usar la luz de tu celular para poder “responder el llamado de la naturaleza”. No había un escenario, sino unos focos al fondo del patio donde se encontraban la batería, los amplificadores e incluso una escalera plegable de aluminio que seguro la ha utilizado para pintar la fachada. Al momento en que una 20 personas se pusieron adelante para ver a Monogatari, cualquiera que estuviera detrás de ellos no vio nada, y para cuando Tormentas comenzó a tocar, el slam empezó con todo. Había gente por todas partes pasándosela chido, escuchando y viendo a estas dos bandas además de Cardiel y Nazareno el Violento. Fue una noche de bandas chingonas donde el lugar era lo que importaba y a la vez no. Sin recintos como el 332, no habría este tipo de eventos, y al mismo tiempo, dejas pasar todo lo que no es muy cómodo del venue para apreciar la música.

Estamos acostumbrados a ver una expresión artística en lugares que se brincan la línea entre lo legal y lo ilegal, en inmuebles que no están acondicionados para funcionar como foros. ¿Se imaginan que un arquitecto saliera a tomar un terreno para hacer un edificio porque no tiene otra opción? Son pocos los foros para proyectar cine o video que no tienen una pantalla instalada, un buen sistema de sonido y condiciones para proyectar por lo menos los formatos más comunes. ¿Por qué la música se desarrolla en lugares poco óptimos mientras otras disciplinas no tienen que atravesar por lo mismo?

El concepto del DIY puesto en práctica surgió desde hace cerca de 40 años y, desde entonces, nadie cuestiona por qué la música debe salir a ocupar espacios para poder expresarse.

Muchas veces, los establecimientos que están destinados a un público consumidor de música prefieren no tomar riesgos y contratar a bandas de covers, DJs o grupos que ya tienen renombre, lo que deja fuera a quienes inician una escena con un sonido que pocos aprecian, o que por naturaleza no son un negocio altamente rentable. “La verdad nunca será popular” dice el ícono del spoken word y la música “confrontacional” Lydia Lunch en el documental DIY or Die. Es entonces que se abren espacios como sótanos, garages, patios traseros y salas de hogares de fans; como se podrán imaginar, estos recintos rara vez ofrecen más de dos eventos seguidos, por lo que nace la necesidad de organizar conciertos en salones de fiesta, iglesias abandonadas o bodegas, como ha sido documentado en varios textos como American Hardcore, de Steven Blush, y Our Band Could Be Your Life, de Michael Azerrad.

Debido al carácter enciclopédico de este tema en México, y la extensión que tengo para ésta y las próximas entregas, tendré que dejar algunos lugares fuera. Una disculpa de antemano.

En la Ciudad de México, los espacios marginales han jugado un papel clave en la historia del rock nacional; empezaron a finales de los 50s con los cafés cantantes como el Gato Rojo y A Plein Soleil, luego en los bailes y fiestas organizados por estudiantes de secundaria y preparatoria, en los 70s fueron los “hoyos funkys”, que eran bodegones ilegales de muy mal sonido. En los 80s se abrieron espacios universitarios gracias al movimiento rupestre y lugares como el Tutti Frutti donde podías ver desde los pininos de Café Tacuba hasta clásicos del punk nacional como Atoxxxico.

“En los ochenta, el Museo del Chopo invita a bandas de punk”, cuenta Miguel Cortés, mejor conocido como Thrasher, quien ha sido parte de bandas como Masacre 68, Atoxxxico, The Sweet Leaf y muchos otros más: “Siempre entrábamos a las inauguraciones a comer y chupar, y nos dijeron que si queríamos tocar algún día allí, pues chido”. Es a finales de esta década que abre Rockotitlán (gracias en parte a miembros de Botellita de Jerez), el cuál comenzó como un lugar DIY pero terminó volviéndose un establecimiento con políticas de “pagar por tocar”. También aparecieron espacios de performance como el LUCC (donde tocó Jane’s Addiction) y La Quiñonera.

A mediados de los 90s se hacían fiestas en okupas de la colonia Roma, donde en cada piso había algo diferente: drum n’ bass, un performance y punk (el Real Under es sobreviviente de este fenómeno). Los espacios se diversificaron para incluir museos y noches coloniales de preparatorias y universidades, así como los masivos en CU organizados en su mayor parte por el colectivo Serpientes Sobre Ruedas. En el año 2000 nació una gran escena a través de shows caseros, así como algunos recintos como La Capilla, el Fuzz On y el Sauce Boxeador y, años después, Álvaro 179, Bahía Bar y Colima 332.

En el interior de la república, donde las opciones son más limitadas, las escenas describen una historia muy similar. “Aquí donde me tocó estar más veces fue en el ya extinto Garage”, dice Adrián Ruiz Díaz Sagan, miembro de la banda regiomontana Los Llamarada, quienes fueron clave para el sello Nene Records. “Antes había lugares para tocar y luego escapar, y otros para toparse a los amigos y estar un rato. Pero fue en el Garage donde las dos cosas podían coincidir. Fue como un punto donde se podían reunir tanto las líneas del Happy-Fi como de los grupos punk”, agrega. Conforme se van haciendo más marginales las ciudades, se encuentra un deseo más grande por este tipo de espacios. “A las afueras de la ciudad, la gente compra terrenos, construye una casa y a lo mejor pone una alberca, les dicen granjas”, dice Miguel Franco Villegas quien ha documentado parte de la escena de Chihuahua en su blog Nochepasta y otros medios. “Entrabas con tu pisto. Había muchas tocadas en talleres de camiones, todo lleno de grasa y se iba la luz seguido. Algunas veces le caían cholos a la fiesta y siempre había putazos. Siempre estaba el peligro de que cayera la chota pero la pasabas muy bien”.

“Todo se traduce a eventos... a situaciones, mejor dicho”, dice Ejival quien está al frente de la emblemática Static Discos y ha ayudado a realizar eventos en Tijuana como Nortec City y otros con gente como Radioglobal. “En ese sentido transformador, creo que Tijuana es muy situacionista. Como dijiste, eventos que se convierten en leyendas, a partir de la colectividad, de las ideas sobre algún tipo de música”. Es un sentimiento que se repite de entidad a entidad y a través de los años.

Son pocos los lugares que trascienden su tiempo, algunos logran perdurar como espacios culturales sin muchos eventos de música en vivo, otros hacen la transición a bar; la mayoría cierra después de un par de meses de existir. Siempre hay lugares donde los artistas toquen aunque a veces son difíciles de encontrar. Sin embargo, poca parte del público los valora y mucho menos se da cuenta que cualquier persona puede tener un epicentro cultural si sólo le dedicara tiempo y algo de pasión.

14/07/2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Muñecos de silicona

Sexo entre hombres sin ser homosexuales

Fallece el creador del vaso rojo De la fiesta

Alumbre múltiples beneficios, también en rituales

Cometer errores ortográficos es cosa del demonio

El masaje Tailandés

Popó con glamour

Templo Luciferiano Semilla de la Luz

Tecnología remplaza las relaciones humanas

Purificación de Huesos En Pomuch Campeche

Wiccas en México ritual de Samhain

Nudistas en la CDMX

En Japón existen hombres y mujeres virgenes

"Aki el morado", el hombre que ama los músculos masculinos

Periodista rompe el silencio de monjas carmelitas en Argentina

La masturbación, ni inmoral ni perjudicial

Stonehenge esconde un tesoro subterráneo

Anime o manga japoneses recobran fuerza en México

Tierra Adentro aborda narrativa gráfica underground en México

Las llamadas malas palabras ocultan numerosos secretos

Templo Satánico invita a cursos para niños en EU

Pene de atleta japonés arruina sueño de gloria

Nadadora china rompe el tabú de la menstruación

Cráter de Batagaika abre la puerta a mundo subterráneo

"Topolandia", o el mundo laberíntico de Costa Rica

Vida subterránea de los drogadictos en Bucarest

Acecha al mundo la llamada red oscura

Produce Bélgica cerveza de orina

Los llaman "hienas" y reciben dinero por tener sexo con niñas

Absorber chocolate por la nariz, la nueva moda

Cien mujeres y fotógrafo de la desnudez repudian a Trump

Un periplo por los sitios marginales de la música

Auge de primera agencia de modelos transgénero en NY

Biografía subterránea de la gran "Bandida"

Alejandra Guzmán y embajadora de EUA apoyan a comunidad gay

Turismo gay gasta mucho más que el heterosexual

Chinos de urbe de Yulin devoran diez mil perros

Beatriz Zamora y su mundo negro

Estereotipos y tabúes ponen en entredicho el movimiento oscuro

Marcha de la dignidad gay prende focos rojos

Se abre la Caja de Pandora por la matanza en Orlando

Ciclistas pedalean libres de pudor en Guadalajara

Siete mil ciclistas desnudos recorrerán 23 kms el sábado

Se desnudan más de 6 mil colombianos en 5 minutos

Las reservas de la ciudad de México para los "fresas

Confesiones clandestinas de la esposa de un "friki"

Repaso de un vistazo a la literatura subterránea

¿Y si fuera cierto que los reptilanos nos amagan?

Los amantes góticos del negro y la palidez

"Agente provocador" o la Nueva Biblia de lo marginal

Cómo entender a hippies, beatniks, punks y otros

La persistencia de Diego Torres y su cine marginal

Fantasías sexuales para ellas y también para ellos

¿Asexuales, qué es eso?

Yucatán vive ritual de sangre y muerte

El poliamor ¿egoísmo, sexo o pura vanidad?

Sufren marginación laboral las personas con tatuajes

El insondable misterio de los tepuyes venezolanos

Irrumpen nuevas formas de relaciones amorosas

Los indios macuxi del Amazonas, guardias celosos del inframundo

La música subterránea, entre la experimentación y la sicodelia

Daniel Manrique y su amor de niño por los monigotes

La intersexualidad, una anomalía poco conocida,

Hijos de papi

Gana terreno en México Culto a la Santa Muerte

El cine de culto¿excentricidad, rareza o sólo extravagancia?

Ropa escasa, exhibicionismo y diversión en el metro capitalino

El futbol llanero

El cambio climático pantea una gama de serias interrogantes al ser humano

Las mejores parafilias generan placer sin causar daño o muerte

De herederos del movimiento hippie a exitosos exportadores

Encuentro nudista Invadira Zipolite

Los legendarios toquines y otros conciertos

El Rock nos une 2015, evento esperado por los rockeros

Masaes eroticos

El arte callejero, graffiti legal

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares

La experiencia "chida" de la desnudez en el Zócalo

Belleza extrema Cirugía estetica