Jueves Agosto 16, 2018

AUNQUE PESE

Violencia sin límite 

 

En México se padece una violencia sin límite, los datos arrojados por distintas instituciones coinciden en alarmante crecimiento de todo tipo de hechos delictivos en casi todo el país.

Es claro que a cuatro meses de que termine esta administración ya nada puede esperarse del Presidente Peña, pero algo se tiened que hacer, no es posible esperar a diciembre, so pena de mayor crecimientos de cárteles que podrán poner en jaque a las nuevas autoridades.

Se ve remota la pacificación del país, volver aquellos días en que se podía disfrutar de un paseo en el parque o una caminata por las calles, de apretujados pero seguros trayectos en el transporte urbano, de recorridos en automóvil para pueblear con la familia o aprovechar  la noche para viajar en autobús a ciudades distantes.

Todo ello, hoy significa amplio riesgo, porque no solo se matan entre malosos, sino que la ciudadanía trabajadora está sujeta a los atracos violentos, pistola en mano, que han dejado no solo la pérdida de pertenencias sino de vidas, incluidas las de menores.

En el más reciente informe del Sistema Nacional de Seguridad Pública se advierte de un incremento en la violencia de 15 por ciento con una  alarmante tasa de 23 homicidios dolosos por cada cien mil habitantes, lo que ubica a México entre los países más peligrosos del mundo.

Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador el reto es muy grande y su estrategia de dar amnistía al narco y despenalizar las drogas, se antoja atractiva pero difícil de alcanzar.

Lo único cierto es que si las violencia no presenta un significativo descenso en el primer año de la siguiente administración el desaliento popular sería mayúsculo y la anhelada tranquilidad y paz pública seguirían lejanas.

SUSURROS

El otro gran tema pendiente es el de la extrema concentración de la riqueza que el actual modelo económico empobrecedor de las mayorías forjó durante más de 30 años.

Se ha anticipado, con tino, por parte de Andrés Manuel López Obrador que a partir de diciembre se aumentarán al doble los recursos que el gobierno dispone para las personas de la tercera edad y que se reforzarán todos los programas de apoyo económico directo a otros sectores de la sociedad como jóvenes, estudiantes, madres solteras y demás.

Sin embargo, la mera política asistencialista no resolverá el problema de la pobreza y su permanente crecimiento, se requiere de un cambio de modelo de desarrollo más equitativo, que permita una mejor distribución de los ingresos de empresas privadas y del gobierno.

La política salarial, sobre la que no se ha dicho mucho, es otra variable fundamental para mejorar las condiciones de la población, si se sigue subordinando el aumento de los sueldos a la amenaza del crecimiento inflacionario, nada cambiará.

¡Cuidado!

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

ooOoo

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese