Miércoles Julio 26, 2017

FernandoCÚPULA POLÍTICA

Juan Pablo II y Francisco: De la caldera a los veneros del Diablo

  • Wojtyla llego en 1983 a una Centro America en Llamas
  • De las lágrimas de Karol a las bromas de Jorge Mario
  • Freno y aisló el polaco la "Teoligía de la liberación"
  • "Gran noche Oscura", la vivida en Nicaragua: Karol W.
  • El Dictador Rios Mont puso una trampa a Juan Pablo II
  • Los represivos touton matoutes, sosténde "Baby Doc"
  • Los cinco acuerdos de CSG; en él pactó traer a JJII
  • Del conservadurismo de JPII al reformismo de Francisco
  • Hoy, Bergoglio enfrenta un panorama peor en México
  • México: Corrupción, guerra, desaparecidos, narcotráfico
  • Pietro Parolin inpidió "mano negra" en la agenda Papal
  • El riesgo es que Francisco no dé respuesta a mexicanos
  • 41 sacerdotes han sido asesinados en los ultimos 10 años
  • Francisco está preocupado por elmodelo económico, aquí
  • Se impone la muerte y se trata a los seres como mercancía

A la distancia de 33 años, cuando Karol Wojtyla anunció su primer viaje a Centroamérica y el Caribe, (marzo de 1983), en la 2a. de Ovaciones, periódico vespertino que alcanzaba tirajes de 375 mil ejemplares, diariamente, la cabeza a ocho columnas se intituló así: "El Papa a la Caldera del Diablo".

La idea de la cabeza, en sentido estricto, no fue autoría de Jorge López Antúnez, aquel director editorial de la publicación en referencia, quien merecidamente recibió un premio nacional de periodismo por las cabezas ingeniosas que caracterizaron a la 2a. de Ovaciones, durante la época dorada en la que colaboramos yo y otra pléyade de periodistas, sino del diseñador de la primera plana Leopoldo Márquez, al sintetizar la trascendencia en esas palabras el viaje papal de Karol Wojtyla a Centroamérica y el Caribe que estaba en llamas por la llamada "teología de la liberación", donde los sacerdotes habían  tomado una posición combativa con las armas a favor del pueblo para rebelarse contra la injusticia y el modelo económico impuesto por la élite en el poder. 

Wojtyla, nativo de Wadowice, Polonia, nació un 18 de mayo de 1920 y murió un 2 de abril del 2005 y fue elegido Papa no italiano, al romperse una tradición desde 1523 (después sería un alemán y ahora un argentino), ejemplificó un pontificado de 27 años, uno de los los tres más largos de la historia, después del de San Pedro (33 ó 34 años, no hay fecha exacta) y Pio IX (31 años), fue aclamado como uno de los líderes más influyentes del siglo XX, recordado especialmente por ser uno de los principales símbolos del anticomunismo y por su lucha contra la expansión del marxismo  por lugares como Iberoamérica (Centroamérica incluída, obviamente) donde combatió enérgicamente el movimiento denominado "teología de la liberación". 

En esta labor, Karol que adoptó el nombre de Juan Pablo II, tras la muerte de Juan Pablo I  (no muy clara,, por cierto, por la iglesia católica, ya que tuvo un pontificado de escaso un mes, donde se especuló que fue envenenado al pretender castigar a cardenales inmiscuídos en un megafraude en el Banco Ambrosiano -es el del Estado del Vaticano-  por más de 700 millones de dólares), tuvo la ayuda de su mano derecha a la postre sucesor, Joseph Ratzinger (Benedicto  XVI). 

El viaje de Karol Wojtyla a Centroamérica representaba una misión periodística a la cual fui asignado para las dos ediciones de Ovaciones (empresa en la que laboré 17 años) y había que viajar a Costa Rica, Honduras, Panamá, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Haití,donde coincidimos en esta encomienda, otros periodistas como Jaime Durán, de Excélsior, Gregorio Meraz, de El Heraldo, Abelardo Martín Martín, del naciente Unomasuno, Fernando Meraz Mejorado, de Excélsior, Enrique Loubet, Jr. de Excélsior, Javier Lozada, de El Sol de México, entre otros. 

REPRIMENDA A SACERDOTE MINISTRO 

En Costa Rica, Juan Pablo II fue recibido con aclamaciones y se vislumbraba una situación difícil en Nicaragua donde la revolución sandinista había tomado el poder. 

Juan Pablo II jugó un papel decisivo para poner fin al comunismo en su Polonia natal y, finalmente, en toda Europa, así como para la mejora significativa de las relaciones de la iglesia católica con el judaísmo, el islam (fue el primero en orar en una mezquita, en uno de sus viajes realizados), la iglesia ortodoxa y la Comunión Anglicana. 

De entrada, al arribar al Aeropuerto de Managua, el Papa Juan Pablo II recibió el equivalente a un baño de agua fría, al leerse una manta que decía: "Bienvenido a la Nicaragua libre gracias a Dios a la Revolución".

Esta cita, la recuerda Ernesto Cardenal, sacerdote, escritor y poeta nicaraguense, quien fue regañado por Su Santidad en este puerto aéreo, donde le increpó y le puso la disyuntiva: o la política o el sacerdocio, en virtud de que éste era funcionario del Frente Sandinista de Liberación Nacional, el que detentaba el poder administrativo y político. 

Ernesto Cardenal refiere que "de las primeras cosas del Papa cuando pisó suelo nicaraguense fue la humillación pública que me hizo en el aeropuerto enfrente de todas las cámaras de televisión. Aunque no me cogió de sorpresa porque estaba preparado para ello. 

"El Nuncio (apostólico) ya me había advertido que eso podía pasar. El Papa no quería que ninguno de los sacerdotes en el gobierno estuviera recibiéndolo en el aeropuerto. Pero sólo a mi se aplicaba eso. El padre Escoto, que era canciller, tenía que estar en una reunión de cancilleres en Nueva Delhi.

Luego relata que Fernando, su hermano, que después fue Ministro de Educación, no era entonces sacerdote, sino que era un dirigente de la Juventud Sandinista. El Padre Parrales, otro de los del gobierno, tenía un cargo diplomático en Washington. Sólo yko, como miembro del gabinete debía estar presente en el recibimiento. "Les dije a los de la Dirección Nacional (junta de gobierno) que no tenía ningún interés de estar allí, y que mejor me negociaran por cualquier cosas. Porque para la venida del Papa todo era negociación", aseguró. 

¿Quién subiría a la escalerilla del avión para bajar con Su Santidad?. ¿Si se quitaba el mural de los fundadores del Frente Sandinista que iba a quedar por encima de la cabeza del Papa? (no se quitó, finalmente). Porque parece que cuando viaja un Pontífice nada es nimio. Y en cuanto a mi, dijeron que debía estar allí, porque además de ser miembro del Gabinete era una gloria nacional, recuerda Cardenal. 

El Presidente Reagan había hecho una gira por Centroamérica y se saltó a Nicaragua, por lo que en Roma se amenazó con que si estaban los miembros del gabinete en la recepción, se cancelaría el viaje de Juan Pablo II. Finalmente, se acordó que el Papa saludaría de lejos a los ministros, y se zanjó el problema, aparentemente. 

Pero, Juan Pablo II cambió las cosas a su llegada. Con Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, que lo llevaba del brazo, le preguntó el Papa si podía saludar a los ministros y naturalmente le dijo que sí y se dirigió a nosotros. 

"Flanqueado por Daniel y el cardenal Casaroli (Secretario de Estado de El Vaticano), fue dando la mano a los ministros, y cuando acercó a mi, hice lo que en ese caso había previsto hacer -alertado ya por el Nuncio-  y fue quitarme reverentemente la boina y doblar la rodilla para besarle el anillo.

"No permitió él que lo besara y, blandiendo el dedo como si fuera un bastón, me dijo en tono de reproche: Usted debe regularizar su situación. Como no contesté nada, volvió a repetir la brusca admonición, Mientras enfocaban todas las cámaras del mundo".

La imagen efectivamente le dio la vuelta al mundo donde está Cardenal hincado y el Papa lo recrimina y el sacerdote regañado dice que un periodista presente del Atlantic Monthly escribió que "yo le conté que mi mamá, dolida por el incidente, me había dicho. "Yo creía que te trataría como un Padre" y yo le contesté "Me trató como un padre, pero no como a una madre".

Ernesto Cardenal, al paso del tiempo, señala que en realidad era injusta la reprimenda de Juan Pablo II, porque él tenía regularizada su situación con la iglesia. Los sacerdotes con cargos en el gobierno "los teníamos con autorización de los obispos, y ellos habían hecho pública esa autorización. Hasta después fue que El Vaticano nos prohibió tener esos cargos", abunda. 

Cardenal se explica que lo que menos quería Juan Pablo II era una revolución apoyada masivamente por los cristianos como la nuestra, en un país cristiano y por lo tanto, una revolución muy popular. ¡Y lo peor de todo para Juan Pablo II es que fuera una revolución con sacerdotes!". 

"El hubiera querido un régimen como el de Polonia, que era anticatólico, en un país mayoritariamente católico, y por lo tanto impopular". Eso es lo que le disgustaba, agrega. 

 

LAS LÁGRIMAS DE JUAN PABLO II

 

En Nicaragua, país en el que antes del viaje de Juan Pablo II estuve en dos ocasiones para despedir periodísticamente a uno de los dictadores del siglo XX aún, Anastacio Somoza, quien salió luego exiliado y al basurero de la historia como lo cabeceó Jorge López Antúnez, en la 2a. de Ovaciones, cuando fue muerto víctima de un bazookazo y la otra cuando un sismo sacudió y dejó muerte y destrucción a esa nación flagelada por la miseria, dos días antes de la llegada de Su Santidad la "contra" -fuerza de derecha, orquestada con la ayuda de los EE. UU. y un sector reaccionario local- había hecho un ataque donde mataron a 17 jóvenes estudiantes.

La juventud nicaraguense era la encargada de la defensa del país, la cual no tenía ni la preparación militar y mucho menos armamento adecuado y cuando fueron atacados por la "contra" no había alcanzado ni siquiera a poner postas en sus carabinas. 

La sangre estaba fresca en Managua y 700 mil feligreses -de una población total de esa nación de 3 milllones-  congregados en la Plaza, donde se celebró la misa campal, esperaban unas palabras de paz.

La gente había viajado de todas las provincias de Nicaragua. Se decretó día feriado para todos. El transporte fue gratis y muchos no cabían en las unidades y caminaron largos trechos con tal de ver al Papa. 

Al llegar al aeropuerto, a los nicaraguenses les extrañó las palabras del Papa, quien en su discurso se refirió a los impedidos de llegar  a su encuentro, como hubieran querido, lo cual repitió varias veces en la misa campal, la cual empezó, por cierto, sorpresivamente con una alocución del Arzobispo Miguel Obando Bravo, enemigo de la revolución sandinista. 

La temperatura llegaba a los 40 grados centígrados, la cual se fue elevando por las palabras pronunciadas por las lecturas, preparada exprofeso contra el sandinismo. Del Antiguo Testamento fue leído lo de la Torre de Babel, los hombres que se quisieron  igualar a Dios. Del Nuevo, lo del Buen Pastor, solamente Cristo lo es, los otros son ladrones y salteadores. 

La homilía se centró en la unidad de la iglesia, lo que representaba un ataque a la llamada "Iglesia Popular" o también "Iglesia Paralela", lo cual caló profundo en la dirigencia de los sandinistas y sus seguidores. 

Los textos de los mensajes del Papa Juan Pablo II se elaboraban previamente, no hay improvisaciones y poco a poco, los ataques contra los revolucionarios empezaron a arreciar y sólo fueron coreados por unos cinco mil acarreados del Padre Carballo. 

En la medida que transcurría la misa, la gente se empezó a desesperar. Primero las madres de los 17 muchachos muertos le pidieron al Papa una oración para sus hijos y Su Santidad no les hizo caso. Y después se acercaron al altar y empezaron a pedirlo a gritos. Otros pedía la oración por la paz y dijeron: "¡Queremos la paz!".

En esos momentos, yo me encontraba a unos 20 metros del altar, donde estaba Juan Pablo II, y alcancé a escuchar las palabras papales airadas: "La primera que quiera la paz es la Iglesia". 

La misa se interrumpió y las protestas de la gente seguían y el Papa tomó el micrófono y exigió: "¡Silencio!".

A partir de entonces, todo se salió de control. 

Se multiplicaron los gritos.

Su Santidad guardó silencio, se mancilló la eucaristía y la misa concelebrada. Arrinconado en su sitial, empezó a llorar, impotente, ante una multitud enardecida que lloraba por los jóvenes asesinados por la "contra" y en sí, por todo el sufrimiento en que se encontraban. 

Al paso del tiempo, si se observan los videos de la misa se  observa que hubo un cambio progresivo en la gran mayoría de la plaza - llamada, en ese momento, "19 de Julio"- ,  dejando de aplaudir primero y protestando más y más después, conforme se van dando cuenta que el Papa al hablar de la iglesia está hablando contra la revolución y contra los cristianos y los sacerdotes de la revolución, puntualiza en una reflexión el que fue ministro de Educación, Ernesto Cardenal. 

"Por lo tanto- continúa-, no fue como muchos dijeron después, un ataque al Papa, hecho premeditadamente por la revolución, sino que el Papa atacó primero a la revolución, el pueblo se mantuvo confuso, y dudoso, unos veinte minutos y después reaccionó contra el Papa". 

Se creía que si Su Santidad hablaba contra la revolución sandinista tendría el apoyo masivo de los congregados en la Plaza y entonces se derrumbaría la revolución sandinista, pero el "pueblo defendió su revolución rechazó al Papa, entonces la noticia mundial fue: "El agravio que se hizo al Papa en Nicaragua".

Los nicaraguenses, como lo atestigué, freían un huevo en su casa y lo repartían en cuatro porciones para que todos los integrantes de esa familia pudieran tomar algún alimento. 

La dictadura de los Somoza y la élite en el poder había empobrecido a los nicaraguenses a niveles insospechados. 

En toda la gira por Centroamérica y el Caribe, el Papa Juan Pablo oró y se refirió a la paz. En Nicaragua no lo hizo, lo cual, llamó poderosamente la atención, ya que se padecía aquí una guerrilla financiada por Ronald Reagan, a través del llamado "Comandante Cero", quien era Edén Pastora, un mercenario contratado ex profeso. 

A la distancia del tiempo, ha trascendido que en esa ocasión El Vaticano transportó 20 chalecos anti balas. Se le sugirió al Papa usara uno, durante la misa en Managua, pero éste se rehusó. 

Fuentes del Vaticano también aseguraban que el Papa era muy vengativo y que no olvidaba lo que se le hizo en Nicaragua y así lo confirmó 13 años después, cuando regresó a una segunda visita.

Ante unas 500 mil personas, Juan Pablo II se dirigió a la multitud y calificó de hostil el recibimiento en su primera visita, durante el régimen sandinista. 

A aquella noche, Karol Wojtyla se refirió como "una gran noche oscura en comparación con esta eucaristía del sol". 

La misa, en esta ocasión, terminó en orden y sin incidentes, mientras el gobierno nicaraguense, encabezado por Violeta Barrios viuda de Chamorro, y la propia iglesia católica expresaba su deseo de desagraviar al Papa para restañar "la herida abierta" en 1983. 

SUAZO, UN PRESIDENTE HINCADO 

Al continuar con su periplo, Juan Pablo II llegó a Tegucigalpa, en Honduras, uno de los países más pobres de América Latina, con los más altos niveles de desnutrición y con una dramática escasez de viviendas, de las cuales sólo el 10 por ciento, en los 80s contaba con agua potable y está azotado por el desempleo, donde los habitantes se encargaron de prodigarle el homenaje más impresionante y más hondo de todo el viaje. 

La gente lloró sin pudor a su paso y se voceo en los altavoces "queremos desagraviar al Papa y manifestarle nuestro afecto y obediencia". 

A su arribo, Roberto Suazo se convertiría en el único Jefe de Estado centroamericano y del Caribe que se arrodilló al recibir a Su Santidad. 

Este país y su gente, en esa ocasión, quisieron olvidar por lo menos durante la visita que allí se preparaba la guerrilla somozista contra los sandinistas y gobierno y los obispos, unidos y avanzados socialmente, en privado comentaban que este régimen  corresponde al de una "democracia desfigurada donde reina más miedro que libertad". 

En El Salvador, país arrasado por la guerra, Su Santidad acudió a la modesta tumba del obispo asesinado durante el sacramento el 24 de marzo de 1980, Óscar Arnulfo Romero, dentro de la Catedral donde se ofició la misa  agendada. En público, el visitante se abstuvo de hacer pronunciamiento alguno sobre el crimen.

Años más tarde, como lo registra la historia, en El Vaticano se presentó la petición para beatificar a quien como en América Latina se le conocía como "San Romero", Wojtyla bloqueó el proceso hasta su muerte. 

Ese día de la visita, el seis de marzo, se decretó el "toque de queda". 

En una mesa de la sala de prensa, donde conversaba con Fernando Meraz Mejorado, enviado de Excélsior, advertíamos de los peligros de salir por la noche. Meraz impidió que su hermano, Gregorio de los mismos apellidos, ambos oriundos del estado de Durango, saliera por el riesgo que representaba para su seguridad. 

Recordé, cómo allí, en El Salvador un amigo entrañable, quien quería vivir como corresponsal de guerra en esta nación, murió asesinado. Él fue, Ignacio Rodríguez, quien fue contratado por mí, cuando era Jefe de Corresponsales en Ovaciones, y cubría toda la información generada en el estado de Chihuahua. Allí, cayó fruto de la guerra intestina que se vivió en El Salvador en aquellos años y su cuerpo fue traido a México disputándoselo para rendirle homenaje póstumo una revista y un periódico nacional que, cuando se fue de enviado, le dijeron "si sirve tu material, te lo publicaremos y te lo pagaremos. Si no, allá tú". 

Ovaciones no podía enviarlo como corresponsal permanente y, de mi cuenta personal, en esa misión que él quería emprender, apoyé su propósito, sin saber que, meses después, encontraría la muerte. Un réquiem por un intachable y honesto periodista mexicano. 

LA TRAMPA DE EFRAÍN RÍOS A SS

Con riesgos de que se suspendiera la visita de Juan Pablo II a Guatemala por la atrocidades del dictador Efraín Ríos Montt -al paso de muchos años, finalmente, fue enjuiciado-, dado que éste decretó un juicio sumarísimo a seis jóvenes -cinco guatemaltecos y un hondureño- y los envió al paredón acusados de sospechosos de "acciones subversivas", días antes de su llegada, Su Santidad llegó a la capital de esta nación, el mismo seis de marzo de 1983. 

El Papa había pedido clemencia para estos jóvenes, pero en respuesta a ello, Ríos Montt ordenó la ejecución de los seis antes del alba, frente a un muro del viejo cementerio municipal de la capital. Nadie habría sabido de estas ejecuciones si uno de los bomberos que ayudaron en el levantamiento de los cadáveres no hubiera avisado a los familiares de los muchachos, que habían estado esperando toda la noche frente a las rejas del panteón. 

El nuncio apostólico en Guatemala estaba indignado y solicitó audiencia con Ríos Montt, pero nunca se la concedió. 

Aún así, Karol Wojtyla llegó en medio de gran boato. Hubo misa en la Catedral, visitó al general Efraín Ríos Montt, no católico y sí evangélico, con quien escenificó un encuentro donde prevalecieron sonrisas y no hubo ningún sobresalto. Los fusilamientos cayeron en el olvido.

Wojtyla ofició una misa en el Campo Marte  y, en la agenda se había programado que no saliera al Balcón Central de Palacio Nacional. Así lo había dispuesto Su Santidad. 

Antes, previamente, en la escalinata del palacio presidencial, Ríos Montt esperaba al visitante y lo recibió con los brazos abiertos. El polaco había llegado caminando desde la Catedral, rodeado por la multitud, que por primera vez en este viaje pudo verlo caminar a pie y el dictador ya no dejó un solo momento durante toda la ceremonia llevándolo incluso cogido por el brazo. 

En el salón de los banquetes le fueron presentadas a Juan Pablo II más de 400 personas y Ríos Montt se salió del protocolo e invitó a traspasar una manta que fue descorrida, poco a poco, para conducirlo a la salida a Su Santidad, pero se encontraron, de pronto en el balcón presidencial. 

Ríos Montt le tendió una trampa y eso disgustó al Papa, quien le prodigó una mirada dura, severa, la cual se disipó al recibir los vítores de más de más de 500 mil personas congregadas, que no esperaban ver al Santo Padre al lado del dictador evangélico. La gente le gritó:  "Tú eres el que nos gusta". 

Ríos Montt no se inmutó ni por su mente pasó el ser el acusado de sostener al grupo paramiitar más sanguinario de América Latina, "el guante blanco", que sembraba el terror en la población. 

La sala de prensa instalada para los periodistas que cubrimos era constantemente visitada con uniformados que intimidaban a quienes escribíamos los incidentes. Opté, ante la premura, por enviar por teléfono la información, la cual era constantemente cortada por personal de prensa de la Presidencia que ejercían la acción de censores de la opinión pública. 

Al ver el material que envié a Ovaciones, coincidimos Fernando y Gregorio Meraz y yo, en que había que salir en la madrugada para evitar incidentes y roces con oficiales y censores del gobierno de Ríos Montt y a las 6 de la mañana, tomamos un avión para Miami. De allí, Fernando y Gregorio regresarían a México y yo continuaría hacia Haití, a la última etapa del viaje de Su Santidad. 

Javier Lozada, enviado por la cadena OEM que edita los periódicos del Sol de México, días después, al llegar a México, me habló por teléfono, ya que me expresó su preocupación al no saber nada de mí, tras ver lo que había enviado en contra del Presidente guatemalteco.

INSULTANTE LA RIQUEZA DE BABY DOC

En Haití, un país que tenía, en ese momento un ingreso per cápita  de 50 dólares - 7.4 centavos de dólar al día-, los nativos practicaron una semana antes, cánticos y se colocaron en vallas donde iba a pasar Karol Wojtyla.

El calor era abrasante, superaba los 45 grados y la gente esperaba. 

Minutos antes de la llegada del avión que traía al Papa, se estacionaron en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe, 32 autos de lujo, Rolls Royce y Mercedes Benz limousinas, donde llegó Jean Claude Duvalier "Baby Doc", uno de los últimos dictadores de esta nación.

Los "touton matoutes", los guardias de Baby Doc sembraban el terror y mataban sin piedad a los enemigos de los Duvalier y nadie se metía con ellos. 

Hombres de cerca de dos metros de estatura, pertenecientes a este cuerpo de seguridad, custodiaban y recorrían la sala de prensa intimidando a todos los periodistas. 

Fue en Haití, donde, finalmente, el Papa recibió la calidez de un pueblo que parecía que se mecía en el aire, al cantarle que, "cuando fuera al mercado, comprara todo lo que necesitara, y si le sobraba algo, se lo regalara a los pobres". El idioma de los haitianos es una composición de francés y español y así con esas palabras se entregaron a Su Santidad. 

LOS CINCO ACUERDOS DE SALINAS 

Para legitimarse en el poder, tras la controversial elección presidencial de 1988, Carlos Salinas de Gortari tuvo que hacer cinco acuerdos, los cuales, a la postre, lo llevaron a tomar posesión el primero de diciembre de ese año, tras de que se cayera el sistema de conteo y Manuel Bartlett Díaz, secretario de Gobernación, asumiera toda la responsabilidad histórica de las anomalías.

La votación a favor de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, aparentemente, había sido copiosa y superaba la de Carlos Salinas de Gortari, por lo que el exsecretario de Programación y Presupuesto y candidato priista a la Primera Magistratura, rápidamente hizo cinco acuerdos.

Primero: Carlos Salinas habló con Fidel Castro, presidente aún de Cuba, para que lo apoyara y no le levantase la mano al candidato de la izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas. A cambio, CSG le ofreció cancelarle la deuda con México y venderle -regalarle, más bien- petróleo. Fidel aceptó y prueba está de que se le cumplieron sus exigencias y fue, sólo una vez, al término del salinato cuando hizo una visita oficial. Sin embargo, como ex presidente, Carlos Salinas visitaba frecuentemente la isla en su paso o regreso de Dublín, Irlanda, donde se asentó con su familia;

Segundo: Carlos Salinas negoció con los EE.UU. el Tratado de Libre Comercio, acuerdo que le permitiría al vecino país del norte, incluído Canadá, inundar de productos de ambas naciones y generar enormes ganancias para quienes fueron, a la distancia, los beneficiados mayormente con esta sociedad; 

Tercero: Carlos Salinas pidió el apoyo de la iglesia católica y, con ésta, negoció el que se restablecieran las relaciones diplomáticas con El Vaticano y se reformaría la Constitución para echar abajo las leyes de Reforma, que databan de la época de Benito Juárez, y se permitiera que la iglesia tuviera propiedades e inmuebles. Así se hizo; 

Cuarto: Carlos Salinas estableció contacto con la élite militar y, con ellos, al pedir su apoyo, ofreció irrestrictamente el mejorar sus condiciones de vida, salarios, viviendas, y demás. La lealtad del ejército y la Marina se hizo patente, y

Quinto: Carlos Salinas formalizó acuerdos con la iniciativa privada en México, la que manda, para que lo reconocieran como Presidente electo, ofreciéndoles un panorama de inversión y de ganancias que nunca alcanzarían en caso de que llegase Cuauhtémoc Cárdenas al poder. Aceptaron y, la prueba de ello, es que Claudio X. González, ocupó una cartera en Los Pinos, al inicio de su gestión de 1988-1994.

En el punto de esta columna, es por ello que se produjo la visita de Juan Pablo II, al restablecerse las relaciones diplomáticas y modificarse la Constitución. 

Al llegar Karol Wojtyla, en el camión de prensa que nos trasladó del Hangar Presidencial a los primeros puntos pactados para su estadía, el anticatolicismo de Miguel Ángel Velázquez, hoy jefe de la sección de la Ciudad de La Jornada, se hacía manifiesto, quienes sorprendidos oían lo que, entre risas, mi amigo les señalaba por formar vallas al paso de Su Santidad. 

La gira de Karol Wojtyla fue pastoral y encajó, perfectamente, para echarse el polaco al pueblo de México al bolsillo con la famosa frase de "México siempre fiel".  

DEL CONSERVADORISMO AL REFORMISMO  

En estos días en que, se hará la visita a México de Jorge Mario Bergoglio, quien quiso llamarse Papa Francisco, en memoria de San Francisco de Asís, ha surgido un libro, sin duda, de un gran conocedor y seguidor de los Papas en los últimos 14 años, Jorge Gutiérrez, corresponsal en Ciudad del Vaticano para el programa "De una a tres", que lideró Jacobo Zabludovsky (q.e.p.d.) y ahora es conducido por Juan Francisco Castañeda, en Radio Centro, que tiene repetidoras en muchas ciudades del país.

Este periodista intituló su obra del "conservadorismo al reformismo" y en ella, hace reflexiones sobre cómo se han conducido tanto Karol Wojtyla, Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) y Jorge Mario Bergoglio (Francisco). 

Es evidente que, en la iglesia católica se registran cambios, motivado porque, al menos en México, el número de católicos ha ido en descenso. 

Estadísticamente se registra una disminución del 95 que tenía en 1970 al 83 por ciento a este 2016, ante el embate de muchas religiones auspiciadas por otras corrientes y ramas evangélicas, protestantes, cristianos, etc. de allí, que quienes deciden en la cúpula de El Vaticano se pase ahora del anticomunismo de Karol Wojtyla y de Benedicto XVI al reformismo de Francisco.

 

ROMPE TABÚES Y HACE BROMAS  

 

El Papa Francisco trata las cosas con humor y gasta bromas, causando expectación, además de que genera comentarios favorables como el hecho de que acudió, recientemente, a una óptica, en Roma, a cambiar sus lentes. Estupefacto, el propietario del establecimiento, por la visita papal, escuchó como éste le dijo: "deme buen precio, si no ya no regreso a comprar otra vez".

A la delegación del Estado Mayor Presidencial que lo visitó para ultimar detalles, Francisco les dijo que "nos vemos en México, sin tequila y sin chile". 

A la reportera de Televisa, Valentina Alazraki, que tiene 40 años de cubrir las actividades papales para este medio informativo, hecha al estilo del formador de periodistas, Jacobo Zabludovsky, como lo relatase en alguna ocasión antes de morir, recibió con sorpresa un comentario de que"se suspendió la gira a México", provocando casi un infarto a la comunicadora. 

Ante el sobresalto, el Papa soltó la carcajada y le volvió el color a Valentina. 

El piloto del avión en que normalmente viaja Su Santidad, por cierto, también comenta anécdotas como las relató en el programa de Juan Francisco Castañeda, de que en un reciente periplo, le dijo que: "si hay algún problema, pásenme un paracaídas y los espero abajo".

Hay muchas diferencias entre Karol Wojtyla, Joseph Ratzinger y Francisco. 

También, el México que visitaron sus antecesores inmediatos, es diametralmente opuesto. 

Si Karol Wojtyla encontró una Centroamérica y el Caribe en llamas cuando recorrió esta región, lo que se vive en México no es la caldera, sino los veneros del diablo. 
¿Por qué?

Lo que sucedió y sacudió a la opinión pública en aquella región vecina, hoy es un manantial de corrupción, narcotráfico, muertes, degradación moral y política y desaparecidos. 

En este sentido destaca la carta que le entregó el senador de izquierda, Armando Ríos Pitter, cuando habló Su Santidad en la ONU, pidiéndole que visitara a México. 

Ríos Pitter en la misiva entregada a Francisco reza así: "Nos estamos matando entre hermanos mexicanos, por culpa de la corrupción material, pero también por la corrupción moral, que es la que ampara a la impunidad y la desigualdad.

"En México, Guerrero y Ayotzinapa necesitamos de su presencia esperanzadora. Queremos que nos visite, para que nos ayude a recordar nuestra naturaleza noble y que es posible reconciliarnos como pueblo. Cada día en promedio desaparecen 13 mexicanos, y de cada 10 que desaparecen uno es un niño de entre 0 y 4 años de edad y 4 son jóvenes de entre 15 y 29 años de edad. Hay 149 fosas clandestinas en el país y del 2007 a enero del 2015 hay 25 mil 293 mexicanos desaparecidos". 

El Papa aceptó venir a México a invitación del gobierno de Enrique Peña Nieto, desde luego, pero ¿cuál es el país al que llegará del 12 al 17 de febrero de este año?

En una entrevista que le realizó Notimex, con preguntas de 16 mujeres y 17 hombres de 10 estados diferentes en México, algunos de ellos, no los visitará, el Papa se refirió a que México vive "su pedacito de guerra, de sufrimiento, de violencia, de tráfico organizado".

Aclaró que venía a orar, a pedir a la Virgen de Guadalupe que lo ilumine, a combatir cotidianamente la corrupción, la guerra, el crimen organizado y la trata de personas. La fe no debe estar en un frasco o en un museo", sentenció. 

Su Santidad destacó que no viene a nuestro país como un Rey Mago, cargado de cosas para llevar. Yo voy a México como un peregrino a buscar la riqueza de la fe que tienen ustedes". 

La gira papal comprenderá Ecatepec, Estado de México, Chiapas, Michoacán, Ciudad Juárez, Chih., y advierte la profesora del Colegio de México, Soledad Loeza, en una entrevista realizada por el periódico "El País", que las últimas visitas de Karol Wojtyla, quien estaba cansado y enfermo, fueron muy manipuladas", También la de Ratzinger fue incluída en esta tesitura. 

Pero, ahora, Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano, quien fuese Nuncio Apostólico en México los años 1989 a 1992, evitó las presiones externas -léase del equipo del Presidente Enrique Peña- en la confección de la agenda. 

Esta es la séptima visita que hará Francisco en su pontificado y será acompañado en todo su recorrido por el obispo más rebelde y amenazado de muerte en México, Raúl Vera.

Este prelado, quien vive en Saltillo, se ha caracterizado por darle la espalda al Vaticano y se sumó en Chiapas al clero indigenista, quizá por ello, el Papa ahora en su visita decretará que se pueda oficiar en tres lenguas la misa; igual defiende a los homosexuales y se enfrenta a Los Zetas, grupo delictivo que asola a los habitantes de Coahuila y de otras entidades. 

En México se han asesinado a 41 sacerdotes en los últimos 10 años, cifra sin duda mayor que los que fueron acribillados en Centroamérica hace 33 años. 

Raúl Vera, en una entrevista, también señala que los lugares que visitará Francisco son los más emblemáticos empezando por la Basílica de Guadalupe. El Papa "viene muy preocupado por la migración, por la necesidad de hermanarse frente a un modelo económico que impone la muerte y trata a los seres humanos como mercancía".

Sobre las consecuencias que tendrá la visita, el obispo de Saltillo dijo: "será una llamada de atención para ser más responsable. México es de los países más destruídos del planeta; aquí se han aplicado a rajatabla las leyes mercantilistas, las grandes empresas se han adueñado de la nación, amplias zonas sometidas a la violencia. No olvidemos Ayotzinapa. Fue el horror. A los normalistas se los llevaron a la vista de todos. Y ahora el ejército no se deja interrogar sobre lo que pasó". 

En la agenda, donde el gobierno mexicano trató de que el Papa no se entrevistara con los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, finalmente, se les incluyó a tres de ellos, en la primera fila en la misa que se oficiará en Ciudad Juárez, lugar emblemático donde también tendrá contacto y extenderá la mano, a través de una valla, en la diviisión de México con Estados Unidos de América para darle una bofetada, elegantemente, al precandidato presidencial de la vecina nación, por el partido republicano, Donald Trump. 

Finalmente, el obispo saltillense señala que a Francisco le faltan días en esta gira y él habla de misericordia y de vergüenza. Escuchar aquí su palabra fuerte nos llevará a cerrar filas en torno al sufrimiento, a atender la voz de las víctimas. El sufrimiento tiene que rebelarse. Por eso el Papa va donde la población, como la indígena, vive una situación difícil, donde nos se les reconoce como ciudadanos completos, donde no reciben trabajo, sino caridad. A nosotros los obispos nos tiene que hacer pensar lo que ha elegido el Papa: la migración, la violencia".

En sí, el Papa viene a traer esperanza y de que las cosas pueden cambiar en México. Habrá que seguir su periplo, ya que es Jefe de Estado del Vaticano, además de jefe de la grey católica en el mundo. De no atender los reclamos de la feligresía, de dar la espalda a los demandantes de justicia y de poner un alto a la impunidad, quizá se refleje en que el número de católicos siga disminuyendo. 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cúpula Política

5 Generales: un millón de votos perdidos

Laboratorio y prestidigitación Priista

Abstención y perverción electoral

Peje, desinflado

Alquimia electorera, en marcha

Travesuras de la niña mala... del PRD

Senado, a la caja registradora

Barrales, ¿tras los pasos Robles?

Monreal y Murat, ¿vidas paralelas?

PRI, con todo para reventar a MORENA

Edomex, ¿negociación a la sombra?

Videgaray, un Rasputín a la mexicana

Trum 2; Peña 0

De Poinset, Scott y el decálogo de Peña

Golpes de ciego del priismo

De Lus XIV a Lus 1

Tump 2; Peña 0

De Poinepnsett, Scott y el decalogo de Peña

Golpes de ciego al Priismo

De Luis XIV a Luis 1

Las brujistas y brujosde la política

ERUVIEL, RESPONSABLE DEL TRIUNFO O DERROTA

TRANSNACIONAL DOBLEGA A MÉXICO

DE DYLAN, GAMBOA, MARÍN, PACCHIANO Y LA VAQUITA

TOUR DE PEÑA, DE PINK FLOYD, LOS VIEJITOS, LA BANDA..

CONSTITUYENTE,¿ENGAÑO O UNA MEJOR CDMX?

MEADE ¡LEVÁNTATE Y ANDA!

EPN UN PRESIDENTE "CHAMAQUEADO"

DIPUTADOS, DE RODILLAS ANTE EPN

¿MONTAJE O LECCIÓN A LA FANFARRONERÍA?

MÉXICO Y ETIOPÍA, VIDAS (CASI) PARALELAS

MANCERA Y SU GAVILLA ¡AL ATRACO!

OSORIO, EL SEPULTURERO

OPACIDAD EN EL USO DEL TP 01

PEÑA NIETO, GIRA CENTAVERA

EL VERDUGO DE HOY ¿LA RES DE MAÑANA?

EL LEGISLATIVO, PODER SUMISO

NUEVO SISTEMA JUDICIAL, LUCES Y SOMBRAS

EPN, OTRA VEZ, A GASTAR DOLARES

DE ORLANDO A LIBRO DE TEXTO VS MEXICO

LAS LECCIONES DE ALI A LOS PRIISTAS

BARRUNTOS DE DEBACLE PRIISTA

¿SE DETENDRÁ AL DINOSAURIO?

MANCERA, "CANDIL DE LA CALLE...."

ENTRA EL DOLAR A JUEGO ELECTORAL

FOX, CALDERÓN Y EPN, LA DECEPCIÓN

MANCERA, EL GRAN PIFIADOR

EMPLEO, LAS CUENTAS ALEGRES

AYOTZINAPA: EL CIRCULO DEL SILENCIO

Basura: "HAY P´A DESPUÉS

Gastazo en la CDMX: 70MMDP

Mando Único: ¿Tumba para Osorio?

Debacle Electoral, en puerta

Indiscreciones Papales

Del viaje del papa, ¿Quién ganó? ¿Él o el Peñismo?

¡Todos a domesticar al Bronco!

Juan Pablo II y Francisco

Pemex, Cambio Inútil

Minimisado ya, el grupo Hidalgo

El voto de Osorio y de Coldwell

¿Por qué al Chapo sí y a Moreira no?

TURISMO POLÍTICO AL ARRANCAR EL 2016

¿Cómo desmiente la SEGOB, si no viajaba Con Sean?

El narcotráfico seguirá por siempre

Recaptura, ¿triunfo o auto flagelo?

MANCERA: MI REINO POR UNA FOTOMULTA

Chilangos de 1a.; Servicios de 5a.

Nuño, el secretario del tolete

Marihuana: La herencia del viento

EPN, Periplos históricos

TERRORISMO EN PARIS; Y AQUÍ, ¿QUÉ?

MARIHUANA, FILÓN POLÍTICO

PT, ¡LEVÁNTATE Y ANDA!

¿QUIÉN GOBIERNA EN MEXICO?

LAS TRAMPAS DEL TPP

...Y LO REGAÑÓ SU MAMÁ

BRASIL, EN APUROS, ¿Y MÉXICO?

DE GUATEMALA PARA EL MUNDO

PEÑA Y MÚJICA, DOS VISIONES

3ER INFORME: NADA QUE CELEBRAR

MEADE, ¿A LA GRANDE?

BAJAR SALARIOS, ¡A LA MEXICANA!

PRI, DEDAZO; PAN, TRAMPAS; PRD, DEMAGOGIA

LAS CARCAJADAS DEL CHAPO

OBRAS, MOCHES Y SOBREPRECIOS

DE JFK A LA DOLCE VITA

UN DESLUCIDO PERIPLO A FRANCIA

CHAPO: DEL NUNCA MÁS AL AHORA

BANDIDOS, ¿SÓLO EN NUEVO LEÓN?

LAS TRAMPAS DEL DINERO

INDEPENDIENTES, EL RETO

PRI: MAYORÍA EN LA DE DIPUTADOS

EL ESPÍA, ESPIADO

GUERRERO, PARA EL PRI

¿SI O NO AL VOTO NULO?

LA PROPAGANDA NEGRA

YERROS DEL INE Y...LEGISLADORES

DF: LUCHA DESIGUAL EL 7

AGUA, LA CAJA CHICA

AUSENCIA TOTAL DE LA RRV

LEGISLADORES: EL CHANTAJE SE REPITE

SONORA: ¡PRI Y PAN AL ABORDAJE!

CORRUPCIÓN, ¿PARA LA PAZ SOCIAL?

Para el común de la gente

¿Y LA R.R.V.?

¡UNA CIUDAD PARA Y DE IDIOTAS!

DEL MAGO KORENFELD, OTRA PIFIA

DAVID KORENFELD, ¿O COPPERFIELD?

ALDF, TAPADERA DE DELINCUENTES

EPN, ¡A LA CRUXIFIXIÓN!

GUERRERO, FUTURO IMPREDECIBLE

MEDINA, ¡A LA ESCUELITA!

¡REGRESO TRIUNFAL DE CALDERÓN!

TUMBOS EN COMUNICACIÓN

AL PRI, ¿OTRO DE ATLACOMULCO?

ANTICORRUPCIÓN, TARDÍA LEGISLACIÓN

CARAS SUCIAS DEL PRD

OBRA PÚBLICA, EN ENTREDICHO

REFORMA AL DF, SI; FRAUDES NO

ESCALADA POR CORRUPTOS

EXPLOSIÓN, BÀLSAMO A L12

PRD: Acecho y División

TRASPIÉS PRESIDENCIAL

ELECCIONES, ¿LEGITIMACIÓN DE EPN?

Cuentas alegres en turismo