Viernes Julio 28, 2017

autodefensas Recuerdos de Spencer Tunick en el corazòn de México
La experiencia "chida" de
la desnudez en el Zócalo
"Podrìa decir que fue un rico muy apacible coctel de emociones... algo muy bonito", escribiò una chica participante
 
El seis de mayo de 2007, el fotógrafo estadunidense Spencer Tunick visitó México por vez primera para desnudar a no menos de 20 mil compatriotas en pleno Zócalo de la capital mexicana, muy temprano, hacia las 4:30 de la mañana.

Tunick llegó con una experiencia de varios años, pues comenzó en 1992 fotografiando personas desnudas en las calles de Nueva York.

Siete años más tarde amplió su lente para llevarla a varios estados de Estados Unidos y más tarde a varias capitales del mundo.

Desde entonces lo ha hecho y vuelto a hacer, a la menor provocación.

En México, una chica asistente a esta experiencia, escribió este relato:

“La experiencia fue bastante chingona....

Podría decir que fue un rico y apacible coctel de emociones.... algo muy muy bonito..

Desde la mañana, 4:30, cuando ibas llegando por Eje Central y veías manadas de chavos con su hojita de registro, caminando hacia donde tú... ya sentías una cosa como de pertenencia a algo chido... una identificación con la gente...

Luego, en una fila de 4 cuadras hacías migas con los de adelante y atrás... todos en el cotorreo, recién llegados de una fiesta, o desmañanados, pero entusiastas, fumando un cigarro, bebiendo cafe del 7-Eleven..... algo similar a lo que se siente en el desmadre de un cervantino, de un concierto... aquí el sentimiento era de fraternidad festiva...

Uno sabe cuándo una masa es desagradable... y ésta no lo era..

Atrás de nosotros venía un grupo de amigos hombres y mujeres que no tenían ningún problema en conocerse sus cositas.... adelante, un señor de 70 años que no pudo convencer a sus nietos de acompañarlo.. asi que él solo y su bolsa de plástico se enfrentaban al arte...

Luego, finalmente en la plancha del zócalo imperaba el desmadre a las 5 o 6 de la mañana... en las orillas no se oía nada de lo que decía Tunick en inglés a través de un equipo de sonido bastante malo... asi que todo era confusión, cotorreo y espera... .. esperar a que la banda hiciera algo... mientras tanto se hacian porras tipo "México clap clap clap.. México ... clap clap clap..." o se le mentaba la madre a los inquilinos del Gran Hotel de México por morbosos... hubo uno que solidario salió encuerado al balcón antes que nadie y, por supuesto, fue vitoreado .. muchos más hacían sus tomas clandestinas con grandes telefotos.. yo francamente esperaba encontrar a la venta las fotos en el metro terminando el evento..

Después de un rato, y moviéndonos un poco hacia la bocina, escuchamos las últimas (e inútiles) indicaciones de Tunick... y un "en 5 minutos!"

Se suponía que ahi donde estuviéramos nos encueraramos, dejaramos la ropa y nos fueramos al centro del Zócalo...

.. 5 minutos... y entonces sientes los nervios de verdad... es la hora... ataques de risas nerviosas por ahi... y pues venga... fuera ropa...

Me quité la sudadera... luego los tennis.. los calcetines... ... respiré... y salió la blusa... y ahí me quedé.. realmente nerviosa... cuando miré atrás de mí y vi a joni completamente encuerado..... .. bueno, ya qué.. a terminar lo que se empieza..

Fuera pants... fuera brassier... y .. coño... lo más difícil es quitarse los calzones... 1, 2, 3.. van

Una vez desnudo.. completamente.. pues.. .. te da frío.. y ya.. caminas hacia el zócalo... pero son tantos los desnudos.. hay tanta carne, estrías, celulitis, penes, chichis, pelos, rostros... que francamente es lo menos importante,... te aclimatas en chinga... y a acomodarse!

Para lograr el primer toma fue un caos... la gente no terminaba de ubicarse, como que los de atrás no oían y además el Tunick gritando en inglés como desesperado no era de gran utilidad ... mientras, te entretenías cotorreando y haciendo olas.. escuchando el sonido de los gritos y chiflidos de la gente, como en un estadio, que venía desde lejos hasta llegar a tí como un tsunami al que te sumabas por instinto...

Hubo cosas jocosas.. como cuando Tunick decía "todavía tenemos hoyos!".. y alguien por ahi "afortunadamente!"... o cuando exigía que "no tengan las cabezas arriba por favor!!"...jojojo

Finalmente, luego de un chingo de tiempo... ya estábamos todos en posición... de pie, firmes.. mirando al frente.. y se hizo silencio... o sea, miles de personas en silencio... captan la emoción?

En ese momento te cae el veinte de que estás encuerado en el centro del país con miles de personas iguales a ti... .. ves traseros peludos.. cinturas desbordadas.. panzas inimaginables... penes de todos los tamaños..... triangulitos de pubis femeninos por doquier... y te invade la sensación de lo iguales que somos.... de lo poco perfecto que es nadie... ...

Ahi, sin ropa, no había clases ni jerarquías ni belleza ni fealdad...

Después nos pidieron que hiciéramos el saludo típico de ciudadano mexicano.. y todos comenzaron a silbar y mentar madres... pero se referían a un saludo a la bandera...

Ese fue otro momento muy chido.. hasta te sientes patriota...

Luego ya nos acostamos, nos hicimos ovillo y finalmente, por decisión de último minuto, nos fuimos a la calle 20 de noviembre para una última toma...

Mientras avanzabas, tumultariamente, trasero con trasero... te sientes en una marcha de protesta.. pero no sabes de qué... de hecho la banda empezó a corear un voto por voto.. casilla por casilla.. y aquello se antojaba para seguirlo en reforma.. què se yo, ir al ángel...

Después de otro rato de desmadre y desorientación... todos empezaron a dispersarse y supimos que había terminado...

A volver por la ropa...

Cuando volteabas y mirabas el templete de prensa, en el palco de un edificio, te daba la sensación de lo lejos de ti que estaban todos esos que te observaban, vestidos, con morbo, curiosidad y quién sabe qué más... pero no eran parte de ti.. eran los no acoplados.. eran los sebos que se perdieron del relajo..

Después pidieron que las mujeres se quedaran encueradas y los hombres huyeran... pero ya no me integré a ese equipo pues ya estaba lejos.. y no quise atravesar yo sola el zócalo, corriendo, con las tetas brincando... asi que me quedé a mirar... ... las chicas desnudas se veían realmente hermosas...

Algunos de los hombres no se quisieron vestir y jugaban cascaritas de futbol... otros simplemente nos acostamos en el zócalo a esperar que el evento terminara...

En fin..

Aprendí que el cuerpo como es, no de revistas, puede ser una cosa chida.. que mi desnudez y la de los otros no genera pudor necesariamente... que hay muchos hombres sin circuncidar... que hay muy buenos traseros en el df... que mis bubis tan chidas... que mucha banda usa tatuajes... .. en fin.. te sientes bien... me alegro mucho de haber participado... lo de menos fue Tunick.. lo de más... la experiencia de estar con otros en esas condiciones

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Facebook el lugar ideal, para el trueque sexual

Muñecos de silicona

Sexo entre hombres sin ser homosexuales

Fallece el creador del vaso rojo De la fiesta

Alumbre múltiples beneficios, también en rituales

Cometer errores ortográficos es cosa del demonio

El masaje Tailandés

Popó con glamour

Templo Luciferiano Semilla de la Luz

Tecnología remplaza las relaciones humanas

Purificación de Huesos En Pomuch Campeche

Wiccas en México ritual de Samhain

Nudistas en la CDMX

En Japón existen hombres y mujeres virgenes

"Aki el morado", el hombre que ama los músculos masculinos

Periodista rompe el silencio de monjas carmelitas en Argentina

La masturbación, ni inmoral ni perjudicial

Stonehenge esconde un tesoro subterráneo

Anime o manga japoneses recobran fuerza en México

Tierra Adentro aborda narrativa gráfica underground en México

Las llamadas malas palabras ocultan numerosos secretos

Templo Satánico invita a cursos para niños en EU

Pene de atleta japonés arruina sueño de gloria

Nadadora china rompe el tabú de la menstruación

Cráter de Batagaika abre la puerta a mundo subterráneo

"Topolandia", o el mundo laberíntico de Costa Rica

Vida subterránea de los drogadictos en Bucarest

Acecha al mundo la llamada red oscura

Produce Bélgica cerveza de orina

Los llaman "hienas" y reciben dinero por tener sexo con niñas

Absorber chocolate por la nariz, la nueva moda

Cien mujeres y fotógrafo de la desnudez repudian a Trump

Un periplo por los sitios marginales de la música

Auge de primera agencia de modelos transgénero en NY

Biografía subterránea de la gran "Bandida"

Alejandra Guzmán y embajadora de EUA apoyan a comunidad gay

Turismo gay gasta mucho más que el heterosexual

Chinos de urbe de Yulin devoran diez mil perros

Beatriz Zamora y su mundo negro

Estereotipos y tabúes ponen en entredicho el movimiento oscuro

Marcha de la dignidad gay prende focos rojos

Se abre la Caja de Pandora por la matanza en Orlando

Ciclistas pedalean libres de pudor en Guadalajara

Siete mil ciclistas desnudos recorrerán 23 kms el sábado

Se desnudan más de 6 mil colombianos en 5 minutos

Las reservas de la ciudad de México para los "fresas

Confesiones clandestinas de la esposa de un "friki"

Repaso de un vistazo a la literatura subterránea

¿Y si fuera cierto que los reptilanos nos amagan?

Los amantes góticos del negro y la palidez

"Agente provocador" o la Nueva Biblia de lo marginal

Cómo entender a hippies, beatniks, punks y otros

La persistencia de Diego Torres y su cine marginal

Fantasías sexuales para ellas y también para ellos

¿Asexuales, qué es eso?

Yucatán vive ritual de sangre y muerte

El poliamor ¿egoísmo, sexo o pura vanidad?

Sufren marginación laboral las personas con tatuajes

El insondable misterio de los tepuyes venezolanos

Irrumpen nuevas formas de relaciones amorosas

Los indios macuxi del Amazonas, guardias celosos del inframundo

La música subterránea, entre la experimentación y la sicodelia

Daniel Manrique y su amor de niño por los monigotes

La intersexualidad, una anomalía poco conocida,

Hijos de papi

Gana terreno en México Culto a la Santa Muerte

El cine de culto¿excentricidad, rareza o sólo extravagancia?

Ropa escasa, exhibicionismo y diversión en el metro capitalino

El futbol llanero

El cambio climático pantea una gama de serias interrogantes al ser humano

Las mejores parafilias generan placer sin causar daño o muerte

De herederos del movimiento hippie a exitosos exportadores

Encuentro nudista Invadira Zipolite

Los legendarios toquines y otros conciertos

El Rock nos une 2015, evento esperado por los rockeros

Masaes eroticos

El arte callejero, graffiti legal

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares

La experiencia "chida" de la desnudez en el Zócalo

Belleza extrema Cirugía estetica