Domingo Noviembre 19, 2017

AUNQUE PESE

La impunidad.- Para nadie es un secreto el alto nivel de impunidad que existe en el país, los gobernantes saben, sin importarles, que es una asignatura pendiente en la administración pública, sin embargo siempre es positivo conocer los resultados de investigaciones serias sobre el particular.

Recién, la Universidad de las Américas Puebla, dio a conocer un estudio sobre la impunidad en México, que pone al descubierto la triste situación que vivimos a lo largo y ancho de país, pero con estados en situación aún más lamentable como el Estado de México y Quintana Roo, ante la desvergüenza de sus gobernadores Eruviel Ávila y Roberto Borge.

En el estudio denominado Índice de Impunidad de México se precisa que el fenómeno es multidimensional, surge de varias dimensiones del quehacer de un estado como es la responsabilidad de la seguridad ciudadana, la procuración y administración de justicia, el buen funcionamiento del sistema penitenciario y la protección de los derechos humanos.

También establece que es multicausal, inicia con la comisión de un delito, hasta que este es castigado y sus víctimas reciben la reparación por el daño causado, además existe corresponsabilidad del Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y de los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal.

Es en sí un problema de gobernanza que ya rebasó a todas las instancias de gobierno sin que se haga algo al respecto, pues el Índice de Impunidad ubica a México en el lugar 58 de 59 países con   mayores niveles de impunidad en el mundo, sus raíces profundas están en los problemas estructurales y  funcionales de las 32 entidades federativas.

Se parte, en el estudio realizado con datos del 2013, de diferentes dimensiones en la cadena de impunidad: los delitos no denunciados, denominada cifra negra; el funcionamiento del sistema de seguridad,  y la capacidad del aparato de justicia. En todos estamos mal.

En concreto, se sabe que en el país solo se denuncian 7 de cada 100 delitos cometidos por lo que la cifra      negra alcanza un porcentaje de 92.8%, debido a que las víctimas sienten que las denuncias son solo pérdida de tiempo y hay amplia desconfianza en la autoridad.

De los delitos denunciados solo hay 4.46% con sentencias condenatorias, una impunidad cercana al 95%, que en perspectiva con la cifra negra arroja un porcentaje de 99 por ciento de delitos sin castigo.

Deja en claro también la relación directa entre la impunidad y el crimen organizado y que el responsable de ello es el Estado Mexicano en su conjunto. De los ocho estados en los que se han establecido operaciones conjuntas autoridades federales y estatales, en seis, Baja California, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Tamaulipas y Durango, sufren de muy alta impunidad y en los otros dos, Sinaloa y Chihuahua se tienen estadísticas de impunidad alta y media respectivamente.

Caso aparte son las dos entidades que, de acuerdo al estudio de la Universidad de Las Américas, presentan los mayores índices de impunidad en el país, el Estado de México y Quintana Roo.

Se concluye que la impunidad alimenta la corrupción, acrecienta la inseguridad y genera más violencia, facilitándose las violaciones graves a los derechos humanos, pero ¿quién hará algo?

SUSURROS

La reforma política de la capital de la República, antes Distrito Federal, “es un cambio formal de poca trascendencia” que al igual que todas las reformas surgidas del Pacto por México “son impopulares y la mayoría de la gente no percibe ningún beneficio para sus familias. Es un reforma por y para la clase política, no para las y los ciudadanos. Si Peña Nieto se promueve con sus reformas estructurales, Mancera ya tiene la suya”. Quien así piensa es Mario Delgado, el presidente de la Comisión del Distrito Federal en el Senado de la República. Imagínense…  Por lo que se ve en el PAN no escarmientan, ahora es el contralor del municipio de Encarnación de Díaz, Jalisco, Rolando Ibarra Lara, a quien se le envuelve en un escándalo sexual en un video en el que aparece haciendo con un amigo un “trío” con una mujer. En verdad nada tendría que afectar en la política la vida sexual de las personas, salvo que en Acción Nacional son moralinos y mochos, por lo que esto les pega mucho y les merma votos entre sus simpatizantes.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Twitter:  @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese