Martes Febrero 20, 2018

FernandoCÚPULA POLÍTICA

LEGISLADORES: EL CHANTAJE SE REPITE

¿Qué pasó finalmente con la reforma política para el Distrito Federal?
Ahora resultó que, los diputados de la saliente legislatura se pusieron dignos y rechazaron la minuta de esta reforma que les envió la Cámara de Senadores para que la aprobasen antes de que se clausuraran los trabajos del período ordinario de sesiones, dejando con un palmo de narices al mismo Presidente Enrique Peña Nieto y al Jefe de Gobierno del DF, Miguel Mancera Aguayo, que ya habían echado al vuelo las campanas de júbilo por el placet que otorgó, en primera instancia, la cámara alta. 
 
La noticia sacudió a la cúpula política y las declaraciones de Manlio Fabio Beltrones, líder de la bancada tricolor, así como de Ricardo Anaya, similar de los albiazules en ese órgano legislativo, no se hicieron esperar para señalar que, palabras más, palabras menos, la reforma política para el Distrito Federal es de tal envergadura que no se podía legislar al vapor. 
 
Por ende, en este período de la legislatura saliente sólo se le daría entrada para destinarla a comisiones y, si no es el caso, no se contempla un período extraordinario para su análisis y posterior rechazo o aprobación. 
 
Envuelto en la bandera de la honestidad que busca sea el sello de los panistas, el líder de la bancada de este partido, oriundo de Querétaro, Ricardo Anaya, contundente afirmó "no vamos a legislar al vapor". 
 
Estupefactos, los ciudadanos escucharon esto, pretendiendo hacer creer que los legisladores no hacen esto, a pesar de que sacaron en tiempos récords las reformas energéticas, de telecomunicaciones y otras más, en donde las iniciativas que eran enviadas desde la Presidencia de la República no les cambiaron ni las comas.
 
Vamos pues, los diputados no se atrevieron a modificar cosas sustanciales para proteger los intereses de los mexicanos y, para ello, los coordinadores de las fracciones parlamentarias no sólo en el Senado sino en la Cámara de Diputados, ejercieron a discreción más de mil 100 millones de pesos, en un reparto que aún no ha quedado claro para los integrantes de la Auditoría Superior de la Federación. 
 
Pero, ahora sí, la reforma política al DF la echaron para abajo. 
 
El motivo es simple: el PAN presiona, chantajea y extorsiona, ¿por qué no pensarlo? ante las próximas elecciones que se efectuarán en junio próximo y en otras fechas más antes de que concluya este año, donde están en disputa 9 gubernaturas, la misma renovación de la Cámara de Diputados, curules en la ALDF y en congresos locales y cerca de mil alcaldías en todo el país. 
 
Acción Nacional busca, bajo la mesa, sabedor de las pretensiones del PRI de obedecer al pie de la letra al Presidente Peña y a su séquito en Los Pinos, obtener los triunfos de sus candidatos a gobernador en Sonora, Nuevo León, Querétaro y ¿por qué no? en Michoacán, donde contiende la hermana del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, la famosa Luisa María "Cocoa" de los mismos apellidos del ex mandatario. Si se puede llevar el triunfo en Colima, donde el ex coordinador de los legisladores albiazules, Jorge Luis Preciado, famoso porque organizó una pachanga para su esposa en las oficinas de la Cámara Alta, con marichis, tequila y baile, pues bienvenido para este instituto político que, lejos de estar en la lona por los fracasos de Fox y de Calderón en la Primera Magistratura, parece que se revitaliza ante los yerros del peñismo. 
 
No es que ahora los panistas se pongan del lado de los habitantes de la ciudad de México que fueron informados que en esta famosa reforma, se pretende que haya más de 300 concejales, que las 16 delegaciones políticas se transformen en alcaldías y que se metan a la nómina más de 100 diputados constituyentes, así como un sinnúmero de secretarias, choferes, asesores, aviadores, etc., sin contar que necesitarán rentar inmuebles, gastos en automóviles, en gasolina, en celulares, etc., etc.
 
Desde luego que esos gastos se erogarían de los impuestos que se recaudan y, ya se olvidó, al parecer que, para el año entrante se tiene contemplado un recorte del orden de los 135 mil millones de pesos, ante la caída de los ingresos petroleros por una disminución en el precio del barril del orden de más del 60 por ciento.
 
No, no, no es posible creer que los diputados del PAN ahora sí estén a favor de evitar leyes al vapor. Como se diría en el argot popular, ¡vayan con ese hueso para otro perro!
 
En este estira y afloja en el legislativo, se demostró la imprudencia de los asesores del Presidente Peña, al enviar, anticipadamente, un Twitter, donde felicitó a los senadores y dijo que "con esta reforma la capital del país tendrá una democracia más vigorosa y representativa". 
 
Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del DF, por su parte, también se fue de traspiés en traspiés, al afirmar contundente: "se ha venido buscando durane más de 15 años la autonomía de la Ciudad, definir su naturaleza jurídica y hoy se logra". 
 
Y zaz, que los panistas le dieron un revés, porque ellos no contemplaron que los diputados van en contracorriente porque quieren, sencillamente, o más dinero, gubernaturas o más curules en la próxima Cámara baja. 
 
Esa es la realidad, los legisladores no quieren ahorros en menos burocracia y que se gaste menos, al fin y al cabo el dinero no sale de sus bolsillos y ellos no tienen ningún problema para continuar con sus elevados trenes de vida. 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cúpula Política