Viernes Septiembre 22, 2017

AUNQUE PESE

Medallitas.- Mucho llamó la atención lo dicho por el Presidente Enrique Peña Nieto, durante su pasada gira por el estado de Tlaxcala en cuanto a su popularidad, por cierto la más baja de cualquier presidente anterior en su tercer año de gobierno desde 1940.

Dijo: “Realmente no hemos hecho un esfuerzo por trabajar para la popularidad sino por realmente asegurar que México tenga calidad de vida en su población, haya condiciones de mayor bienestar, podamos abatir los niveles que por muchos años hemos tenido en rezago, pobreza y desigualdad, y lograr que México pueda crecer económicamente".

Suena razonable que para un Presidente su popularidad no sea lo más importante, sin embargo ello contrasta con los presupuestos multimillonarios destinados a la promoción de su imagen en medios, especialmente en televisión (Televisa y TV Azteca) que ha hecho no solo desde que asumió la Primer Magistratura de la Nación sino desde que fue gobernador del Estado de México. Luego, sostuvo que lo alcanzado en materia de reformas, junto a lo que hace su gobierno en construcción de infraestructura, en materia educativa, en la instrumentación de las propias reformas, permitirá que en México haya mejor calidad de vida.

“Por eso estoy trabajando, a eso estoy empeñado y en eso estaré dedicando todos mis esfuerzos, toda mi capacidad y toda mi entrega a ese único objetivo, ningún otro, y la verdad será en el tiempo, lo que permita realmente que sea la sociedad a la que me estaré sometiendo en su juicio, en su escrutinio", ofreció. Lo curioso del caso es que justamente en lo que va de su administración la calidad de vida de los mexicanos se ha deteriorado más, prácticamente no ha habido crecimiento económico, el endeudamiento ha crecido, se ha devaluado la moneda, la violencia del crimen organizado no cede, la inseguridad pública continúa, las sospechas de corrupción personales y en general a su gobierno trasciende las fronteras.

Todo ello hace imposible que el Ejecutivo ahora quisiera presumir logros que no tiene y por ello es lógico que exponga que "no trabajo ni me dedico al empeño de colocarme medallitas ni a tener logros personales, son logros que quiero tenga toda la nación y a eso estoy dedicado".

Quizá ahora olvida como hace un año se ponía la medallita de haber alcanzado las reformas llamadas estructurales, que incluso presume en todos sus viajes al exterior, las cuales, por cierto, nada han dado a la población hasta hoy.

SUSUSRROS.- El escándalo “Aristegui” no disminuye, sigue candente, sin embargo, si la comunicadora no define sus acciones a seguir, pronto se desinflará. Para Carmen la oportunidad esta puesta sobre la mesa, convertirse en una líder social, no solo referente periodístico. Debe precisar su rumbo y organizar a sus simpatizantes que son muchos, varios de los cuales ya la quieren como candidata independiente a la Presidencia de la República… No están del todo perdidas las quejas de personajes políticos por la programación de un partido de futbol México contra Brasil para el 7 de junio, día de la jornada electoral, ya que será un distractor y además inductor, electoral. Lo más sencillo sería mover la fecha. Si no se hace se dará la razón a quienes sostienen que se quiere impulsar a un partido político, porque si la selección mexicana no se pone “la verde” a lo mejor opta por la tricolor del PRI.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese