Domingo Agosto 20, 2017

AUNQUE PESE

MINISALARIOS.- Los salarios mínimos deberían cubrir de acuerdo a la Constitución “con las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer la educación obligatoria de los hijos”.

 

Tal es como reza el artículo 123 en su fracción sexta, párrafo segundo. Claro es que no hay nada mas alejado de la realidad. Ni siquiera cuando se escribió el texto constitucional el salario alcanzaba tales efectos. Es una aspiración, se dijo entonces.

 

Pero esa aspiración cada vez es más lejana, los salarios mínimos se han deteriorado en lugar de apreciarse. La pérdida del poder adquisitivo de los salarios en México ha sido de un 75 por ciento en los últimos 30 años. Sí, lo que gana un trabajador de minisalario hoy es la cuarta parte de lo que ganaba uno hace tres décadas.

 

Esto es clara muestra del empobrecimiento de la población, del deterioro de la estructura laboral en México, de la carencia de protección social a los ingresos y de la baja productividad del trabajador mexicano que trabajo mucho pero rinde poco.

 

Hace un par de meses, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, puso en la mesa de la discusión política el salario mínimo, positivo resultó que el tema al menos se debatiera, porque ni las centrales obreras oficiales con sendos representantes en el Congreso se habían preocupado por el tema.

 

Todo mundo acepta que los salarios son muy bajos y que deben recuperar poder de compra pero nadie atina a decir cómo, el  mismo Mancera se limitó a decir en la instalación de la Comisión de Productividad de la Ciudad de México que la competitividad se encuentra estrechamente ligada al rendimiento laboral y al ingreso. Más tarde al inaugurar el Foro Internacional de Salarios Mínimos solo puntualizo que la aplicación de una política salarial debe efectuarse a través del consenso y no por decreto.

 

El tema ya está en el debate y por eso el subsecretario del Trabajo, Rafael Avante, pide que sea ajeno a ideologías y posturas políticas que “no es un asunto de partidos políticos, es un  asunto de factores de factores de producción; no es un asunto de popularidad en las encuestas electorales, sino de variables económicas concretas y de efectos positivos y reales en la economía de los ciudadanos”.

 

Lástima que el subsecretario del Trabajo y Previsión Social no haya hecho énfasis en la precarización de los trabajadores, ese ha sido siempre un aspecto ajeno al de los factores de la producción, y si así sigue el resultado será más pobreza para los muchos trabajadores y más riqueza para los muy pocos dueños de los medios de producción.

 

SUSURROS.- En menudo problema se metió Benito Neme, director de Caminos y Puentes Federales de Ingresos (Capufe) al realizar un cambio de empresa de servicios en el pago electrónico sin el tiempo y las previsiones adecuadas. Es mucha la irritación que existe y más cuando aflora fundadas sospechas sobre turbias negociaciones con la nueva empresa beneficiada en la prestación de los servicios, de la cual es influyente accionista. Roberto Alcántara. Nombre que se debe seguir muy de cerca porque seguramente aparecerá en algunos otros contratos, concesiones o negocios con el gobierno federal.

Quien piensa que con Alfredo Castillo y el nuevo gobernador Salvador Jara las cosas en Michoacán van a mejorar está muy equivocado, ni Jara y mucho menos Catillo tienen las riendas del estado. La entidad sigue convulsa y ni siquiera quienes están resguardados en las cárceles están controlados como es el caso de Juan Manuel Mireles, quien ha dado muestras de contar con más base social de la que le acreditaban.

Se cierra ya el debate energético, al menos el legislativo, aprobadas las leyes secundarias solo falta su promulgación el lunes próximo, sino es que antes si les ganan las prisas a los del gobierno, pero el tema petrolero seguirá en la palestra toda vez que se convertirá en la bandera electoral de la izquierda, su arma de convencimiento para llevar al ciudadano a las urnas y ganar votos, ya veremos qué tan buena resulta la estrategia.

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese