Sábado Marzo 25, 2017

AUNQUE PESE

No Pasa Nada.- Año nuevo, vida nueva, reza el refrán popular y seguramente es lo que el Presidente Peña Nieto quisiera tras un 2014 aciago para su mandato.

Mucho se dice también que México es el país de “no pasa nada”; han transcurrido severas crisis económicas en las últimas décadas, el empobrecimiento ha sido generalizado, la pauperización salarial continua,  el crimen organizado creciente, hasta más de mil muertos por mes y, en efecto, no pasa nada. El sistema sigue campante y cada vez más corrupto.

Porque no es solo el gobierno federal, o los estatales y municipales los responsables de la más grave crisis sufrida por el país en al menos medio siglo, es el sistema completo: el partido en el gobierno y los de oposición;  el Poder Legislativo que dominado por los partidos, le hace el juego al gobierno.

También es responsable de la debacle nacional el Poder Judicial, que hoy con Luis María Aguilar, como presidente de la Suprema Corte, no augura mejora alguna. Seguirá sometido a los intereses políticos y económicos del Gobierno y del gran capital, a los cada vez más poderosos poderes fácticos, que lo concentran.

En este año habrá comicios para renovar la cámara de Diputados y nueve gubernaturas, los partidos mantienen el control electoral y por ende del sistema, el surgimiento de tres partidos nuevos y la posibilidad de candidatos independientes pocas esperanzas dan de un cambio verdadero. El sistema está seguro.

Así, veremos si en el 2015 México sigue siendo el país de no pasa nada o si la crisis política, social y moral que sufre el Estado, obliga a un cambio en el gobierno federal, que ahora sí se haga algo para frenar la corrupción, combatir al crimen organizado, disminuir la desigualdad social y dar tranquilidad y desarrollo a los mexicanos.

O quizá no sea suficiente para lograr este cambio todo lo acontecido en los dos años de este sexenio, las decenas de miles muertos víctimas del crimen organizado, los cientos de miles de desplazados por la violencia, los más de 50 millones de pobres en el país, la evidencias de corrupción en la adquisición de sendas casas por la esposa del Ejecutivo Federal, Angélica Rivera, y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Tampoco será suficiente la matanza de Iguala con sus 43 desaparecidos, ni la ejecución por el Ejército de 22 civiles en Tlatlaya.  México seguirá siendo el país de no pasa nada, ¿o no?

SUSUSRROS.- Muy interesante será observar el tratamiento que la prensa de Estados Unidos de al presidente Peña Nieto en su visita oficial a Washington. Además de lo que pueda decir Barack Obama, lo que aparezca en la prensa será indicativo del respaldo que el gobierno de México reciba o no de su poderoso vecino… Se pretende dar carpetazo al asesinato de Angélica Romero pese al cúmulo de irregularidades que presenta. Al presunto homicida, Marco Antonio Ochoa se le dictó auto de formal prisión, sin embargo se protege a directivos de la tienda Liverpool que aseguraron que Angélica sufrió un paro cardiaco fulminante, pagaron a un médico particular para expedir un certificado de defunción  y enviaron su cuerpo a una funeraria particular para su cremación sin dar aviso a las autoridades. ¿Todo ello quedará impune señor Procurador Rodolfo Ríos?

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese