Paloma negra, ¿dónde andarás?…
Homenaje a Tomás Mendez
 
Familiares del autor de Cucurrucucú, Paloma negra, Huapango torero y Gorrioncillo pecho amarillo, entre otros temas de música vernácula y ranchera, participarán en la sesión de escucha dirigida Cucurrucucú... cantaba. 20 años sin Tomás Méndez, el lunes 15 de junio, a las 19:00 horas, en la Fonoteca Nacional.
 
En el marco del ciclo Música Popular Mexicana, el público conocerá aspectos de la vida y obra de Tomás Méndez Sosa (1926-1995), músico de cabecera de Lola La Grande, y uno de los compositores de música popular mexicana con reconocimiento internacional.
 
Tomás Méndez, creador musical de formación autodidacta, se pronunció como un hombre que ejercía “el oficio de hacer canciones”.  Este compositor perteneció a una pléyade de autores al lado de Cuco Sánchez, José Alfredo Jiménez y Rubén Fuentes, entre otros.
 
El también intérprete incursionó en la radio y en el cine de la Época de Oro. Fue precursor de la canción ranchera que tuvo auge en la primera mitad del siglo XX, cuando México experimentaba procesos de migración del campo a las ciudades.
 
A través de su obra este compositor, amante de los toros y las aves, retrató con enorme calidad y sencillez al México mítico y bravío, además de plasmar en sus temas el amor doliente. Huapango torero es una de las creaciones del repertorio taurino mexicano más populares y con mayor repercusión, tanto en México como en los demás países de habla hispana.
 
 
 
Imprimir