Fernando

CÚPULA POLÍTICA

TRASPIÉS PRESIDENCIAL

Sin que aún empiecen las campañas de los diversos partidos políticos -tres de ellos buscarán su registro en las elecciones de julio próximo-, el Presidente Enrique Peña Nieto decidió entrar a la contienda, en una decisión que está por verse será benéfica para el PRI, ante el desencanto que provocó el anuncio del nombramiento del nuevo secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade Martínez.

El nuevo funcionario, egresado del ITAM, amigo de Luis Videgaray y de José Antonio Meade, entre otros funcionarios empotrados en la estructura presidencial, recibió la encomienda del Primer Mandatario del país de investigar conflicto de intereses en los contratos otorgados a empresas -Constructora Higa- que les vendieron inmuebles "a mi esposa (Angélica Rivera), el titular de Hacienda y un servidor", ya declaró que no podrá cumplir con ese mandato ya que entre las facultades de la dependencia a su cargo sólo está la investigación de los contratos federales, más no contratos entre particulares.

Horas antes del anuncio que decepcionó a la concurrencia, al hacerse evidente la ausencia de aplausos, en Los Pinos, se aseguraba que lo que sucedería era sumamente importante y, algunas radiodifusoras interrumpieron su programación para hacer una transmisión en vivo de lo que finalmente fue el nombramiento de Andrade y de ocho medidas para combatir la corrupción.

Empero, el efecto no fue el esperado aunque la intención de los "thinks tanks" del equipo presidencial era el de quitarle la bandera al PAN de la supuesta anticorrupción.

En los medios electrónicos, Acción Nacional se ha caracterizado por el combate a la corrupción, con su frase de "que nadie nos diga que no se puede. ¿a poco no?",  y que no tiene en realidad mucha credibilidad  al revelarse los "moches" que exigen los diputados federales de su partido para asignar presupuestos a las alcaldías de su mismo partido y designarles, inclusive, hasta a las constructoras para que no haya riesgo de que no les paguen sus jugosas comisiones por la gestoría de recursos federales.

Sin embargo, con el nuevo secretario de la Función Pública en funciones, al menos, oficialmente, se reitera la intención presidencial de que se cumplirá con el compromiso de campaña en el 2012, de acabar con ese flagelo que está, según Peña, inserto en la cultura del mexicano, como lo volvió a reiterar en el anuncio hecho en Los Pinos.

Andrade Martínez, como ya se ha hecho público ampliamente, es amigo desde hace más de 25 años de Luis Videgaray y del mismo Enrique Peña, entonces, ¿cómo un subalterno va a ser imparcial con su jefe, quien lo designó para este encargo? ¿Cómo un amigo va a desenmascarar en caso de que hubiera algún ilícito en su actuación?

Además las explicaciones de que un Presidente no otorga obras, no da contratos y no participa en ningún comité de ese tipo, es vano aclararlo, dado que, basta una sola llamada o una indicación verbal para inclinar el fiel de la balanza para tal o cual obra multimillonaria como se le ha otorgado, no desde ahora, cuando el mexiquense llegó a Los Pinos, sino cuando ocupó la silla de gobernador en el Estado de México.

Vamos, eso cualquiera lo sabe y no se le necesita aclarar que él no otorga obras.

Al menos en México, la situación no es como la que se vive en Argentina, donde la Presidenta Cristina Kirchner, tras el escándalo de la muerte del fiscal de su partido, Alberto Nisman, quien investigaba a la Jefa de estado por lavado de dinero en la compañía en la que Cristina y su familia tienen acciones como es la de Hotesur, propietaria del hotel Alto Calafate,  ahora, trasciende hay amenazas de muerte para un juez que quiere seguir con las indagatorias-

Claudio Bonadio ha recibido misivas con escritos intimidatorios que aseguran matarán a su hijo de continuar con su labor en torno a la participación de la Presidenta y de seguir con lo que hacía Nisman. A este juez, ya le han quitado el 30 por ciento de su salario y ahora sufre esto, de seguir con las pistas del ataque terrorista en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), como lo hacía Nismal, hoy muerto, en extrañas circunstancias, pero que le convenía a Cristina estuviera -como lo está- en una fosa.

Al menos, aquí en México, el nuevo titular de la SFP ya se deslindó de la investigación del conflicto de intereses en contratos como se lo pidió su jefe, el Primer Mandatario, porque no está en sus facultades y funciones.

Nuevamente, ¿el tiro le salió por la culata a los estrategas del equipo presidencial? En julio próximo, eso sí, se verá la calificación que le darán al Ejecutivo, como es tradición popular lo hace el mexicano en las elecciones intermedias, donde se eligen diputados pero se mide la labor presidencial.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir